¿POR QUÉ TE CONFORMAS? ATRÉVETE A CAMBIAR

“Si haces lo que siempre has hecho, nunca llegarás más allá de donde siempre has llegado”

Nunca cambiará tu vida si no cambias algo que haces a diario

Nos resistimos a cambiar porque hacerlo nos supone:

– Un esfuerzo extra
– Una posibilidad de fracaso
– Un factor disparador de ansiedad ante lo nuevo.

Cuando los cambios son pequeños y paulatinos, la resistencia a ellos es menor. Los cambios más drásticos suelen responder a situaciones muy concretas:

– Tocas fondo y te das cuenta de que o cambias o te juegas lo que más te importa en la vida
– La ilusión por alcanzar una meta es mayor que el esfuerzo que suponen hacer dichos cambios

Existen, innumerables beneficios que justifican hacer el esfuerzo de cambiar tus hábitos, cuanto más presente los tengas, más fuerza de voluntad tendrás para mantenerte constante:

Trata de colocar en un lugar visible las consecuencias positivas del esfuerzo que estas realizando, puedes utilizar imágenes, frases, músicas, recompensas, etc., que te lo recuerden.

Por ejemplo: “Gestionar mi tiempo en la agenda cada día, me sirve para:

Tener más probabilidades de éxito en la consecución de mi objetivo “X”
Llevar una vida más organizada y saludable
Ocupar tiempo diario en aquellas cosas que considero importantes para ser más feliz
No dilatar o retrasar más aquello que es necesario hacer aunque no sea agradable de realizar, etc.

Recuerda que tus nuevos hábitos han de responder a una estrategia previamente planificada, que responda a la consecución de un objetivo que mejore tu estado actual.

La energía y la alegría de lograr tus objetivos será siempre un compañero más amable en ese proceso, que la prohibición, la visualización de las consecuencias negativas o las autoregañinas en momentos de flaqueza.

No trates de hacer demasiados cambios a la vez, tampoco es necesario querer cambiarlo todo, un pequeño gesto diario, puede suponer un antes y un después en tu vida, por el tremendo efecto que produzca en ella.

¿Te atreves a cambiar?

«¿DÓNDE ESTAN LAS OPORTUNIDADES QUE YO NO LAS VEO?»

El otro día me invitaron a cenar dos matrimonios con empresas grandes e importantes en su localidad, Castellón, que comentaban con cariño sus comienzos. Ambos amigos, emprendieron juntos sus proyectos, han compartido amistad todos estos años, y viven con orgullo e ilusión cualquier éxito de la empresa del otro.

Me sorprendieron varias cosas:

1. No pararon de ver oportunidades de negocio a cada paso que dábamos.
2. Rápidamente calculaban el coste y las ganancias de aquello que parecía un buen negocio.
3. Hablaban con normalidad de negocios donde no eran expertos, pero sabían cuáles eran los pasos a dar para llegar a serlo. Lo veían hecho.
4. Se divertían haciéndolo, era algo así como un juego.
5. Contaban con el apoyo de la familia. Sus parejas aceptaban y apoyaban sus vidas empresariales. Tenían a sus hij@s estudiantes participando de su negocio actual en periodos vacacionales, integrándolos como alguien más de la plantilla, comenzando por los puestos menos cualificados.

Muchos os preguntaréis: “¿Dónde están las oportunidades que yo no las veo?”

Continúa leyendo «¿DÓNDE ESTAN LAS OPORTUNIDADES QUE YO NO LAS VEO?»