¿SABES VIVIR LA VIDA CON SENTIDO?

file5671267565262       “Un discípulo preguntó a su instructor:

– Maestro, quiero saber lo que más le sorprende de los seres humanos.

Su maestro contestó:
– Piensan siempre al contrario.

Y sigue el maestro:
– Tienen prisa por crecer, y después suspiran por la infancia perdida.
– Pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para tener salud.
– Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, y así, no viven ni el presente ni el futuro.
– Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido”.

 Cuento aportado por contarcuentos.com

Así es, ¡parecemos “nuevos”! Somos los únicos animales racionales que sabemos que moriremos algún día, y eso no parece darnos ventaja, cuando perpetuamos malos hábitos como:  

  • Estar todo el día lamentándonos de nuestra suerte sin hacer nada a cambio.
  • Guardar siempre, esperando una mejor ocasión…
  • Posponer la felicidad al ligarla a una persona u objeto: “Cuando venda mi casa”, “cuando encuentre trabajo”, “cuándo los hijos se hagan grandes”, “cuando me jubile”,…
  • Privarnos de tiempo para nosotros, para nuestro disfrute, porque hay que trabajar para pagar lo que hemos adquirido y no disfrutamos porque tenemos que pagarlo a base de trabajar.
  • Preocuparnos por cosas que no dependen de nosotros, eso “no tiene descanso”, siempre hay alguien por quien preocuparse y por quienes sentir que no tenemos derecho a ser felices porque seríamos egoístas, etc.

Si supieras que vas a morir la próxima semana ¿con quién te apetecería pasar la mayor parte de tu tiempo, es decir, tu vida? Espero que tengas un ramillete de personas a las que quieras y que te quieran porque según los expertos, es uno de los más fiables índices de felicidad.

 

Ben-Shahar,  profesor de Harvard y autor de varios libros éxitos de venta, opina que la felicidad es un estado mental  que tiene que ver con nuestro estado de ánimo, más que con nuestro estatus o con nuestros recursos económicos. De hecho, haberle dado un sentido a nuestra vida, es el mejor modo de aferrarnos a ella y saber encauzarla.

¿Qué conceptos erróneos giran en torno al camino de la felicidad?

«Una vez que conozco las herramientas para ser feliz, entonces va a funcionar como por arte de magia». La felicidad es un camino, no una meta.

«Si me pongo contento y satisfecho con lo que tengo, voy a perder mi motivación para lograr más». La felicidad da energía, no la quita.

“La felicidad es opcional. Si quiero estar deprimido, tengo derecho a hacerlo”. ¿Dónde está el derecho de los demás para no tener que aguantar tu infelicidad?

 ¿Te ves representado en alguno de ellos?

Deja de correr, y dedícate un tiempo para ti, para ser consciente de las cosas que te hacen sentir bien, de lo prioritario en tu vida.

Sé agradecido por todos tus privilegios día tras día, pasa tiempo con personas que quieras y que te quieran.

Sé feliz, sin esperar a merecerlo, todos nacemos con ese derecho, y probablemente con esa única obligación.

¿Cuál crees que sería el comportamiento de alguien que se siente feliz y satisfecho con su vida?, ¿crees que las personas que cometen horrores, corrupciones, injusticias, … buscaban felicidad en sus actos?, ¿qué clase de felicidad es esa?

¿Crees que la crisis impide objetivamente nuestra felicidad? A lo mejor comenzamos a serlo más aún.  Según los índices del “Planeta Feliz”, que mide la correlación de tres variables, la expectativa promedio de vida, la percepción subjetiva de felicidad y la huella ecológica, los países más felices, siempre resultan ser países con bajos niveles de desarrollo, altos índices de desempleo y de corrupción.

Sea como fuere, ¡que nadie nos quite el derecho a ser felices! Es todo cuanto nos vamos a llevar.

UNA VIDA DE PRIORIDADES

¿Qué es más importante en la vida? El amor, el dinero, la salud… suelen ser esas las tres cosas que se desean para las personas que queremos, al menos en las tarjetas de felicitación de las fiestas de Navidad.

Si tuviéramos que poner un orden de preferencia ¿cuál sería?

Para el que ha sufrido la pérdida de su gran amor, la vida ya no tiene ningún sentido, hasta tal punto que muchos prefieren la muerte, se abandonan y pierden el interés por cualquier cosa.

Para el que vive arruinado, desahuciado, o tiene sed de poder…el dinero, da la felicidad.

Para el que está enfermo, sea rico o pobre,  recuperar la salud es lo único que tiene sentido, puesto que sin ella se acaba su vida.

Deseamos más aquello de lo que carecemos en mayor medida. Hasta aquí parece obvio. ¿Y si no tuviéramos, ni salud, ni dinero ni amor?

cumpleaños sin techo

Siempre he creído en la bondad natural de las personas y he justificado, quizás equivocadamente, que todo aquel que se aleja en su comportamiento del camino del amor es por trastornos, enfermedades o compensación de traumas.

No tengo por qué tener razón, sé que hay muchas teorías a favor y en contra de este argumento que abarcan desde la filosofía hasta la neurociencia, pero me gusta que mi mundo se explique de esta forma, me hace más feliz.

Cuando fuimos bebés, a todos les parecimos hermosos (con virtudes) y buenos ¿qué nos sucedió después?

–          ¿Qué orden de prioridades te llevó al camino en el que te encuentras hoy?

–          ¿Qué orden de prioridades nos ha llevado como Nación al lugar donde nos encontramos hoy?

–          ¿Qué orden de prioridades estamos dispuestos a tener para devolvernos la felicidad perdida?

Cuídate y sé flexible en tus prioridades para que puedas adaptarte a los diferentes vientos cuando soplan fuerte como ahora.

–          No seas orgulloso si tienes hambre. Busca quien te proporcione lo que necesitas.

–          No atentes contra tu salud si tienes dificultades, pues necesitarás de tu propia fuerza más que nunca.

–          No atentes contra las personas que te rodean, cuida tus afectos porque el amor verdadero e incondicional es la energía más poderosa del universo, aquella que puede hacerte llegar donde nadie imagina.