GESTIÓN EMOCIONAL: LA PERDIDA DE CONTROL VS. DISCIPLINA (6/9)

6º FRENO: LA PÉRDIDA DE CONTROL

A nivel de condiciones laborales básicas, la diferencia entre trabajar por cuenta ajena (en plantilla) o por cuenta propia (autónomo), es la ausencia de un contrato que te asegure un mínimo a percibir independiente de tus resultados laborales.

Trabajar por contrato exige: Disciplina y vida metódica. Horarios y sueldo rígido (a no ser que se perciba un porcentaje “variable”), así como funciones asignadas por un superior que dirige tu actividad laboral.

Trabajar como autónomo exige: Autogestión personal y automotivación. Eres tu propio jefe o jefa, eso significa que tu salario sale de la actividad laboral que desarrollas, eso significa mayor flexibilidad, no tienes ni horarios ni sueldo rígido. Tú decides cuánto, cómo y de qué forma quieres plantearte el desarrollo de tu actividad laboral en función de tus necesidades. Tienes la oportunidad de variar tu salario mes tras mes y no tienes un tope estipulado.

En “buenas rachas”, cuando la actividad laboral da frutos, el comercial siente gran alegría por trabajar de forma autónoma, se siente libre y dichoso, pues asocia de forma directa su salario con su capacidad para generar riqueza. Cuando las circunstancias del Mercado o su propia capacidad se ven mermadas, se desmonta el sentimiento de control sobre su vida y sobreviene la indefensión o el sentimiento de falta de control.

Cuando una persona experimenta falta de control, deja de actuar, “¿para qué voy a actuar si no dependen los resultados de mi actuación?” Y entonces nos “abandonamos” y esperamos que alguien nos rescate de la situación de forma pasiva.

La realidad es que cuantas más cosas dejes de hacer, cuanto más cambies tus hábitos, menos sensación de control tendrás.

Continúa leyendo GESTIÓN EMOCIONAL: LA PERDIDA DE CONTROL VS. DISCIPLINA (6/9)