Autor: Mª Carmen Camacho Gil

Las personas son calzados con los que caminas en alguna ocasión

NACEMOS SIN ZAPATOS:

Los pies representan el sistema de transporte más importante del ser humano; y los medios que utilizamos para llegar más lejos y seguros son los zapatos.

Llegamos a la vida desnudos, sin zapatos, y los adultos nos cogen en brazos hasta que podemos  sostenernos sobre nuestros piececitos, es entonces cuando el calzado, hasta ahora elemento más bien decorativo, comienza a convertirse en un complemento imprescindible en nuestra vida.

También los amigos, como el calzado, comienzan a ser más importantes en una etapa más avanzada de nuestro desarrollo, hasta hacerse prácticamente imprescindibles.

LO MÁS IMPORTANTE PARA EL CORRECTO DESARROLLO DEL PIE ES EL USO DE UN CALZADO ADECUADO EN CADA ETAPA Y PARA CADA OCASIÓN

Gateo, primeros pasos, carrera, antideslizante, antigolpes, impermeable, de descanso,… el calzado ha de cumplir un propósito, y no solo eso, ha de garantizar la salud de los pies, porque de no ser así , el cuerpo se revela: ampollas, heridas, durezas, dolor, malformaciones en huesos y articulaciones, uñeros, mal olor, …

Cuando nos juntamos con “malas compañías”, al igual que cuando nos colocamos el calzado inadecuado, el dolor aparece en nuestra vida y puede llegar a resultar irreversible si “perdemos el norte” y se les concede más importancia a ellos que a nosotros mismos. Lo llamamos en psicología dependencia emocional.

Si, hasta aquí todo parece lógico,  ahora analicemos nuestro zapatero y nuestros hábitos.

TU ZAPATERO ES UNA ANALOGIA DE TUS RELACIONES SOCIALES.

  • Hay calzados con los que me siento muy cómoda y no me los quito aunque estén viejos o pasados de moda. Esos aguantan en cada cambio de temporada para el año siguiente. Ej.: Los amigos de toda la vida.
  • Hay calzados con los que lucimos muy bien un rato, pero no son prácticos para usarlos mucho rato seguido. zapatos baratos para eventos, nos sacan del apuro, nada más. Ej: amigos de postureo.
  • Hay calzados de excelente calidad y que lucen como el primer día aun llevando en tu armario varios años. No te los pones a diario, pero te da mucho gusto verlos y llevarlos de vez en cuando. EJ.: Colegas de profesión o de estudios,  familiares que solo ves en ocasiones especiales, etc.
  • Calzado de moda o de temporada, no volverán a tu armario al año que viene porque te apetece cambiar, pero los has disfrutado a tope y han resultado ser una buena inversión. Ej.: Conocidos agradables que están en tu vida durante un evento, un viaje, una excursión, una fiesta.
  • Zapatos especiales. Esos que guardas porque siempre que los ves te asaltan recuerdos  felices que te gustaría conservar para siempre, pueden ser  los zapatos de tu boda, los chiquitines del bautizo de tu hijo…Ej.: personas que están más en tu recuerdo que en tu vida pero que siguen siendo significativos para ti porque marcaron un momento importante.
  •  Calzado incómodo, pasado de moda y que llevan años en tu armario ocupando espacio. ¿Por qué no lo tiras? “Me costaron caros”, “aún no están viejos, ¿y si un día vuelve la moda?”, “no tengo a quien dárselos”. Ej.: personas que están en tu vida por pena, por miedo, por interés.

¿ELIGES TU ROPA POR EL CALZADO QUE TIENES O AL REVÉS?

La flexibilidad debería ser la fórmula más interesante, pues depende… cada ocasión requiere su calzado, si me limito al mismo tipo de zapato estoy limitando el tipo de ropa que puede acompañarlo con cierta coherencia y el tipo de lugares a los que acudo.

Si decido nunca llevar botas, tendré dificultades para hacer escalada, esquí o caminar por los charcos sin mojarme.

Si las chanclas o las sandalias no son lo mío, el pie irá más escocido especialmente es verano, y no estaré tan cómodo en playas y piscinas, donde puedo quitarme fácilmente el calzado para sentir la arena, el agua o el césped.

Sin zapatillas deportivas, tendrás que arriesgarte a sufrir lesiones.

Sin zapatillas de estar por casa, tendrás los pies más fríos si permaneces descalzo.

Sin un par de zapatos elegantes jamás lucirás igual tus encantos en lugares y ocasiones determinadas.

Sin compañías adecuadas para cada ocasión estás limitando tus posibilidades de ocio, de intimidad, de aventura y de negocios. Los amigos no tienen por qué compararse ni competir entre sí, cada uno ocupa su lugar y su propósito.

LOS ESPECIALISTAS ACONSEJAN:

Calzados  con costuras, ya que estos suelen ser más duraderos y resistentesRelaciones resilientes. Amistades quecomparten temores y  buscan soluciones en común. Un amigo es amigo de verdad cuando hemos resistido: batallas, enfados, distancia.. y hemos sabido coser y sanar  las heridas haciendo nuestra amistad más fuerte y bella que al inicio. 
La parte interna debe ser acolchada y cómodaRelaciones que fluyen de forma fácil, donde siempre somos bien recibidos y acogidos, donde el respeto, el cariño y la empatía están presentes. 
No debe apretar demasiado para evitar afectar la circulación del pie.Relaciones libres y tolerantes. Las personas rígidas, que nos atosigan, nos imponen su forma de ser y su estilo de vida, pueden causarnos mucho daño, a veces irreparable.
La punta del zapato debe garantizar una libertad en los dedos.Relaciones reguladas. Los roles me permiten saber cuál es mi papel dentro de un grupo, ordenan y posibilitan nuestra convivencia, favorecen el trabajo en equipo y nuestra supervivencia. Debemos encontrar cierto equilibrio entre satisfacer  las expectativas de los demás y nuestro derecho al libre albedrío.

Además de todos estos consejos, todos los especialistas del pie aconsejan estimular los músculos que se encuentran anulados o atrofiados ante el uso continuado del calzado, ¿como? Recuperando el valor de andar descalzos. 

¿Conoces a alguna persona en occidente que camine descalza por la calle? “Esta loco o es muy pobre”, pensarían los demás.

Puede que solo te quites los zapatos en la playa, en la piscina, haciendo yoga  o en la intimidad de tu hogar, pero hazlo por salud.

 “Poner los pies en el suelo” significa no perder de vista las posibilidades reales que presenta una situación, ser conscientes de las variables que se dan juego en una circunstancia, a no hacerse más expectativas de las que corresponde. 

¡Elige bien tu calzado, elige bien tu compañía!

Quizás te interese también …

Comentarios

2 Comentarios

  1. Jaizki

    Da para pensar lo de los zapatos y las relaciones. Muy original la comparación. Me he quedado pensando dónde entra ahí cómo afectas tú a la relación. Cómo tratas tú a los zapatos, también cambia cómo te tratan ellos a ti y lo que te aportan. ¿No?

    Responder
    • Mª Carmen Camacho Gil

      Interesante tu propuesta sobre cómo cuidas tú a tus zapatos y no solo que zapatos escoges en tu vida. La analogía que realizo no da respuesta más que a una parte de lo que queremos ilustrar con ella, son sólo una palanca para la reflexión, en este caso son una pista sobre nuestros criterios al elegir por ejemplo las amistades. Si comparara yo mis amistades con como cuido a mis plantas o como cuido mis zapatos o como cuido mi ordenador o como cuido mi reloj … Cambia la cosa, todo depende del tipo de analogía que establezcas entre la amistad y el objeto con el que lo asocies. Si la amistad es algo valioso para ti o es una relación superficial que estableces para vivir en sociedad.
      A mí me has hecho pensar, yo no uso tacones porque me duelen los pies y no me gusta sufrir. Solo cuando el beneficio o la ilusión que obtienes es superior al temor, te esfuerzas; pero bueno, al final es una cuestión de prioridades y valores; y estos no son inamovibles e inflexibles, las circunstancias alteran muchos de ellos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica de privacidad en comentarios
Responsable:
Maria del Carmen Camacho Gil
Finalidad:
gestionar y moderar comentarios
Legitimación:
consentimiento del interesado
Destinatarios:
No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal. Encargados de Tratamiento fuera de la UE, acogidos a “Privacy Shield”
Derechos:
Acceder, rectificar y suprimir los datos y otros derechos, según se detalla en información adicional. Enviar email a: info@mamen.test
Información Adicional:
Puede encontrar información más detallada sobre nuestra política de privacidad aquí