¿CUÁNTO TIEMPO LLEVAS SIN SONREIR?

Miro la cara de un bebé, no necesita grandes cosas para sonreír: una mueca, un “cucu-tras”, una sonrisa…y en seguida te devuelve una carcajada, y no solo eso, te pide más y más…y si no le haces caso, te compromete.

El top 5 de las mejores risas de niños

Tener amigos, pareja, compañeros…que te “comprometen” para hacerte o pedirte una sonrisa es estupendo.

Continúa leyendo ¿CUÁNTO TIEMPO LLEVAS SIN SONREIR?

¿POR QUÉ Y PARA QUÉ HAGO LAS COSAS?

¿Por qué me separé? Me separé porque no era feliz. Mi pareja no me escuchaba, no me mimaba, trabajaba mucho, no me daba explicaciones de lo que hacía y sentía una gran soledad.

¿Para qué me separé? Me separé para ser más feliz. Para tener la oportunidad de conocer a alguien que me mimara, me escuchara, me acompañara y quisiera compartir su vida y sus pensamientos conmigo.

¿Por qué me quedé embarazada? Porque queríamos tener hijos.

¿Para qué querías tener hijos? Quería saber que se sentía, vivir esa experiencia, disfrutar de una nueva forma de amar. Tener una familia más grande.

¿Por qué me cambie de trabajo? Me sentía estancado, no estaba conforme con las condiciones del empleo, cobraba poco y no tenía un futuro al que aspirar. Había llegado ya a mi techo profesional.

¿Para qué cambié de trabajo? Quería tener la oportunidad de crecer, ganar más dinero, promocionar en mi carrera profesional.

¿Por qué no estudiaste más? Me costaba mucho estudiar, me aburría en clase, suspendía, en casa todo eran discusiones por mis malas notas, estaba harto.

¿Para qué dejaste de estudiar? Quería trabajar, ganar mi propio dinero, sentirme mayor, hacer algo que me motivara más que el estudio.

Cuando piensas en las decisiones que has tomado en la vida, ¿recuerdas para qué lo hiciste? Quizás:

Tomaste la decisión de casarte o separarte para ser más feliz. ¿Qué pasos estás dando hoy para ser más feliz en pareja?

Tomaste la decisión de tener hijos para vivir la maternidad/paternidad. ¿Qué tiempo de calidad dedicas a tus hijos y eres consciente del privilegio que tienes?

Tomaste la decisión de dejar de estudiar para hacer tu vida más apasionante. ¿Eres consciente de la mucha o poca felicidad que te proporciona tu trabajo?

Tomaste la decisión de estudiar para aprender y tener una profesión de la que poder vivir divirtiéndote. ¿Sigues entregándote con pasión a tu profesión?, ¿Disfrutas con ella? ¿Qué precio estás dispuesto a pagar por ejercerla?

Tomaste la decisión de cambiar de trabajo para crecer profesionalmente a un futuro mejor. ¿Estás exprimiendo las oportunidades que te ofrece ese nuevo trabajo? ¿Sigue siendo lo que tú buscabas?

A veces nos centramos más en justificar nuestros por qué, que nuestros para qué. El por qué es pasado, el para qué es el motor de mi presente.

Espero que en el 2013 sigas sin olvidar para qué tomaste las decisiones que hoy te han llevado hasta aquí y sigas luchando por conseguir la mejor versión de ti mismo y de tu vida.

UNA VIDA DE PRIORIDADES

¿Qué es más importante en la vida? El amor, el dinero, la salud… suelen ser esas las tres cosas que se desean para las personas que queremos, al menos en las tarjetas de felicitación de las fiestas de Navidad.

Si tuviéramos que poner un orden de preferencia ¿cuál sería?

Para el que ha sufrido la pérdida de su gran amor, la vida ya no tiene ningún sentido, hasta tal punto que muchos prefieren la muerte, se abandonan y pierden el interés por cualquier cosa.

Para el que vive arruinado, desahuciado, o tiene sed de poder…el dinero, da la felicidad.

Para el que está enfermo, sea rico o pobre,  recuperar la salud es lo único que tiene sentido, puesto que sin ella se acaba su vida.

Deseamos más aquello de lo que carecemos en mayor medida. Hasta aquí parece obvio. ¿Y si no tuviéramos, ni salud, ni dinero ni amor?

cumpleaños sin techo

Siempre he creído en la bondad natural de las personas y he justificado, quizás equivocadamente, que todo aquel que se aleja en su comportamiento del camino del amor es por trastornos, enfermedades o compensación de traumas.

No tengo por qué tener razón, sé que hay muchas teorías a favor y en contra de este argumento que abarcan desde la filosofía hasta la neurociencia, pero me gusta que mi mundo se explique de esta forma, me hace más feliz.

Cuando fuimos bebés, a todos les parecimos hermosos (con virtudes) y buenos ¿qué nos sucedió después?

–          ¿Qué orden de prioridades te llevó al camino en el que te encuentras hoy?

–          ¿Qué orden de prioridades nos ha llevado como Nación al lugar donde nos encontramos hoy?

–          ¿Qué orden de prioridades estamos dispuestos a tener para devolvernos la felicidad perdida?

Cuídate y sé flexible en tus prioridades para que puedas adaptarte a los diferentes vientos cuando soplan fuerte como ahora.

–          No seas orgulloso si tienes hambre. Busca quien te proporcione lo que necesitas.

–          No atentes contra tu salud si tienes dificultades, pues necesitarás de tu propia fuerza más que nunca.

–          No atentes contra las personas que te rodean, cuida tus afectos porque el amor verdadero e incondicional es la energía más poderosa del universo, aquella que puede hacerte llegar donde nadie imagina.

¡AL MAL TIEMPO…BUENA CARA!

Decir Felices Fiestas, sabiendo que muchos no tienen ni para llegar a fin de mes me da hasta apuro.

Los niñ@s, nuestros grandes maestros, me recuerdan constantemente que no hace falta tener motivos para reírse. Si te dejas llevar por ell@s, descubrirás que la Navidad es magia y que tener ganas de hacer cosas que te recuerden que son fechas especiales, es suficiente para que te lleguen buenos ratos y momentos de felicidad, tan sólo porque así lo decides.

Os cuento, a día de hoy lo que he venido haciendo estos días para fabricar mis ratos de felicidad:
• Reportaje de fotos caseras de mis mascotas para enviar a mis amig@s.

d34d3f784f2013f5f4277059b47454a8 - copia - copiaaea8f0eafdaa4240583cf2f8b56569c3 - copia - copia
• Manualidades para el Belén con material reciclado.

IMG-20121205-WA0001IMG-20121205-WA0000

 

 

 

 

Decoración Navideña con poco dinerito pero mucha ilusión.
• Juegos de mesa, pintura de caras, etc. con los pequeños de la casa.
• Lectura de cuentos infantiles. Me ha gustado: “Un camello en la cornisa”.
• Búsqueda de chuches diferentes a las habituales para sorprender en Nochebuena
• Y hoy me he dicho….cambia algún viejo hábito y disfruta de lo que te ofrezca la nueva experiencia. Y ahí estoy…pensando, quizás… unos canapés nuevos o una forma diferente de doblar las servilletas para jugar y sorprender en la mesa.

Si eres aún más atrevido, da un paso más estas vacaciones. Rompe con las obligaciones y costumbres cotidianas, descansa, ocupa menos tiempo con la televisión, el ordenador, el móvil y disfruta de la gente importante que te rodea o, todo lo contario, ves a conocer gente totalmente nueva.

No esperes al 2013 para pensar en qué va a ser diferente este año para ti. Aprovecha lo poco que queda del año 2012 para ir cerrando círculos, como diría el maestro Cohelo, solo así estarás preparado para abrirte al año nuevo con todas sus oportunidades.