EMOCIONES BÁSICAS PARA EL DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL

Existe una gran diferencia entre saber las cosas y experimentar un “¡Ajá!, así que era esto lo que me está pasando”.  Como muchos sabéis, soy psicóloga desde el año 94 en el que me licencié; sin embargo es curioso cómo no dejamos de sorprendernos en el camino del autoconocimiento y el desarrollo personal.

En los últimos días he estado acudiendo a conferencias y talleres de otros profesionales, muy buenos por cierto, como el de “MindfulMes” de Juanjo Pineda, y eso me ha inspirado para querer compartir con vosotros algunas de las joyas de la sabiduría científica. Retomar esos conceptos y hacerlo desde la posición relajada de alumna y no desde la de profesora, me ha facilitado la reflexión personal y he encontrado algunas respuestas a mis preguntas personales, por eso quiero compartirlo con vosotros/as.

Para poneros en situación, sintetizaré algunas de las cosas que necesitáis saber:

Según la primera y más conocida clasificación de Ekman, 6 son las emociones básicas que produce nuestro cerebro para asegurar nuestra supervivencia: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, ira y asco. Se calcula que por una fracción de segundo (0.33segs aproximadamente) nuestro rostro responde a dicho estímulo de manera directa. Más tarde, la mente e encarga de asesorar o interpretar dicha emoción produciendo los sentimientos, los cuales sí que están condicionados por nuestra experiencia, valores, etc.

Popularmente tendemos a considerar buenas o malas estas emociones por los síntomas que percibimos al manifestarse; sin embargo, por paradójico que resulte no todo lo que parece bueno lo es, ni aquello que percibimos como malo, lo es tanto.

Durante mucho tiempo las emociones han sido consideradas las responsables del caos, el desorden y las malas decisiones hasta que el término “Inteligencia  Emocional” fue ganando aceptación en el mundo de los negocios en 1995 gracias al célebre libro de Daniel Goleman.

Atando cabos, si las emociones básicas aseguran la supervivencia, la información que podamos inferir de ellas serán información clave para poder guiar nuestro comportamiento y tomar decisiones; sin embargo no siempre sabemos entender cuál es el mensaje que aportan e incluso no siempre nos permitimos reconocerlas y experimentarlas conscientemente. Aquellos que sí lo hagan, tendrán una ventaja competitiva frente al resto de los mortales.

caras-arantxa

MENSAJE DE LA ALEGRÍA: “Tienes energía para hacer un montón de cosas, continúa”

MENSAJE DE LA TRISTEZA: “Algo estás perdiendo que valoras”

MENSAJE DEL MIEDO: “Prepárate, te faltan recursos”

MENSAJE DE LA SORPRESA: “Acabas de darte cuenta de algo que no sabías”

MENSAJE DE LA IRA: “Esto no es lo que te hubiera gustado que sucediera”

MENSAJE DEL ASCO: “Cuidado, no te acerques o no te vuelvas a acercar”

Lo más interesante desde mi punto de vista es aprovechar este conocimiento para encontrar respuestas a algunos de nuestros conflictos internos.

Te sugiero algunas preguntas guía:

¿Identifico en mi día a día toda esta variedad de emociones?

¿Cuáles/es tengo bloqueada/s?

¿Qué creo me podría suceder, bueno y no tan bueno, si me permitiera experimentar esas emociones?

¿Qué emoción es la que tengo instalada más frecuentemente?

¿Qué mensaje es el que me está transmitiendo?

¿Qué respuesta estoy dando a ese o esos mensajes?

¿Qué emoción necesitaría tener instalada para conseguir mejores resultados?

Si la tuviera ya instalada, ¿qué acciones hubiera ejecutado ya?

¿Qué es lo que necesito para cambiar de emoción?

¿Qué acción supondría ya un pequeño avance?

¿Cómo imagino que me sentiré después?

¿Estoy en disposición de hacerlo sólo/a?

¿Qué voy  a hacer y cuándo voy a hacerlo?

Los coaches hacemos cosas tan aparentemente sencillas como esto, escucharte, espejarte y preguntar, acompañarte en aquello que tú conoces mejor que nadie dándote recursos para facilitarte el camino que solo tú puedes andar.

Contacta conmigo si me necesitas, para mí será todo un placer contar con tu confianza.

 

NIEBLA EN EL CAMINO

Si acabé el último post haciendo referencia a Serrat, hoy comienzo de nuevo con una emblemática canción suya: “Cantares” cuyo estribillo incorpora una famosa frase de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Y es que cualquier recorrido comienza por dar un primer paso, y luego otro, y otro…pero ¿a qué dirección nos lleva?, ¿qué distancia se estima que recorreremos para llegar a algún lado?, ¿tendremos los recursos que necesitamos para no pasar graves necesidades en el camino?, y si además nos encontramos con niebla, entonces nos cuesta incluso saber dónde estamos pisando… ¿será entonces mejor esperar el momento oportuno que andar por andar?, ¿Y cómo sabremos si es paciencia o miedo a tomar decisiones lo que nos mantiene inmóviles?

Continúa leyendo NIEBLA EN EL CAMINO

¡TIENES DERECHO A TENER UN GRAN DÍA, Y MAÑANA TAMBIÉN!

¿Verdad que hay días que te despiertas con energías renovadas?

Quizás no encuentres el motivo. Tus circunstancias no han cambiado, sigues teniendo deudas, achaques de salud e incluso sigues cayéndole mal a las mismas personas; pero te despiertas diciendo: “Hoy puede ser un gran día, se acabó la mala racha, la tristeza y la desidia. Voy a trabajar para cumplir mi objetivos, ¡sé que puedo hacerlo!”

Continúa leyendo ¡TIENES DERECHO A TENER UN GRAN DÍA, Y MAÑANA TAMBIÉN!

SI HICISTE UNA CARTA A LOS REYES MAGOS ¿HICISTE OTRA CARTA EN TU AGENDA?

Faltan pocos días para que acabe el año y en mayor o menor medida todos hacemos balance de cómo ha sido y de lo que pedimos al siguiente.

A muchos les escucharéis decir: “Virgencita, virgencita que me quede como estoy” ¿sabéis de donde viene esa frase? Hay muchas variantes. Algunos dicen que el origen está basado en la obra “Cuentos” de Juan de Arguijo (1617), otros que es un chiste que tiene otro fondo pero un mensaje similar:

Un enfermo subía una pequeña cuesta, en una silla de ruedas, hacia la cueva donde se venera la Virgen de Lourdes, le iba dando con las manos avanzando poco a poco, y conforme subía, iba pidiéndole el milagro.

Continúa leyendo SI HICISTE UNA CARTA A LOS REYES MAGOS ¿HICISTE OTRA CARTA EN TU AGENDA?

MARATHÓN PARA EL EMPLEO, 8 DE JUNIO DE 2014, RIVAS VACIAMADRID

2014_03_27_IMG_0090webLogoBNLicenciada en Psicología, Técnica en Marketing y Comunicación.

Especializada en Habilidades de Dirección y Promoción Profesional por la UAM.

Técnica Superior en Coaching Ejecutivo por la UCM-ICP.

Más de 15 años de experiencia profesional

(consultoría de formación, orientación laboral y coaching)

“Como muchas personas,

yo también he sentido la necesidad de trabajar por cuenta propia

ante la escasez de ofertas de trabajo,

por eso en la actualidad soy freelance”

http://www.maricarmencamacho.com

Y es que cuando pierdes tu empleo tienes varias opciones: reciclarte o reinventarte. En el primer caso, refrescas y amplias tus conocimientos ajustándolos más a las demandas del Mercado. En el segundo, decides observar nuevas oportunidades laborales y te decides a emprender un cambio en tu trayectoria profesional.

Parece fácil, ¿verdad? La realidad es que nos resistimos a los cambios y no es tan fácil hacer ninguna de estas dos cosas.

Continúa leyendo MARATHÓN PARA EL EMPLEO, 8 DE JUNIO DE 2014, RIVAS VACIAMADRID

GESTIÓN EMOCIONAL PARA EL CAMBIO PROFESIONAL (parte 1 de 9)

Ante la falta de oportunidades laborales, es posible que te hayan ofrecido trabajos como comisionista, dónde solo la autoconfianza, la capacidad de aprendizaje y tu determinación podrán “ganar la partida” a tu falta de experiencia.

El trabajo comercial de “venta directa” ha sido siempre observado en tiempos de crisis como una solución al desempleo ¿Por qué? Sencillamente porque este tipo de trabajo no tiene paro, no requiere estudios académicos, es compatible con cualquier otra actividad, no hay límite de edad o condición social y, encima, te permite ganar todo el dinero que seas capaz de conseguir a través de tu trabajo.

El trabajo comercial de “venta directa” es similar al estereotipo de “sueño Americano”, está lleno de ejemplos de personas humildes que llegan a crear grandes fortunas o alcanzar un inmenso poder o popularidad, todo gracias a su propio esfuerzo en una tierra que promete “oportunidades”; sin embargo, muchos quedan por el camino, ya que este tipo de sistema de venta exige gran fortaleza mental y capacidad de autosuperación.

1º FRENO: LA CULPA

 En el intento de determinar el por qué te encuentras:

1.- En una profesión distinta a la tuya.

2.- Sin dinero (recuerda que los resultados económicos suelen tardan en llegar debido a la inexperiencia)

Imagen

 Puede que pienses que has terminado “a la deriva” por tu mala cabeza o tu mala suerte.

Algunas personas piensan que están siendo castigadas por algunas actuaciones que han tenido en el pasado y repasan una y otra vez los errores laborales y personales de su vida.

EMOCIÓN PALANCA: LA DETERMINACIÓN

Los sentimientos de culpa pueden superarse tomando una actitud activa en la búsqueda de la solución al problema, planteándonos el “aquí y en adelante” y siendo positivos en la consecución de los pasos a seguir.

Si has llegado hasta aquí, es señal de que éste es el mejor sitio donde puedes estar ahora. Aprovecha la oportunidad que se te brinda. Tu pasado es pasado, el futuro siempre es incierto, el presente es lo único real que tienes y de cómo lo vivas se irá escribiendo el resto de tu historia. Tener la mente en el pasado o en el futuro es “perder la vida”. Hoy es el día más importante de tu vida.

Si de algo me arrepiento del pasado ¿qué otra cosa puedo hacer que perdonarme de una vez? Ningún arrepentimiento cambiará eso. Un principio Jurídico es que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito “¿Qué es aquello tan importante?” “¿No has finalizado los estudios?” “¿Has quebrado en algún proyecto anterior?”, “¿Tuviste algún desequilibrio emocional?” … “¿Cuántas veces te has juzgado por ello?”

No te preguntes por qué estas aquí, sino qué oportunidades te ofrece esta situación y cómo lo piensas aprovechar.

Un gran porcentaje de comerciales, por no decir la mayoría, llegan a esta profesión por casualidad, ya que no existe un camino trazado para llegar hasta aquí, no hay estudios formativos oficiales para ello. Si tú has llegado hasta aquí de casualidad, tan sólo significa que eres maravillosamente normal.

Lo pasado, pasado está. La culpa es un sentimiento estéril si no sirve como motor para el cambio, y si ya he cambiado, ya no necesito ese sentimiento más dentro de mí, ya ha cumplido su función, deséchalo.

“No te pre-ocupes, ocúpate”, “¿qué voy a hacer?”, “¿cuándo lo voy a hacer?”, “¿Qué recursos necesito?” “¿De qué recursos dispongo?”, “¿cuál es el siguiente paso? “Vamos, ¡Manos a la obra!”

CUANDO EL “NO” SE CONVIERTE EN TU COMPAÑERO DE VIAJE, MÁS TE VALE AGUANTARLE Y QUE TE CAIGA SIMPÁTICO.

Esta semana he recibido unos cuantos “Noes”.

¿Me han cogido para el puesto de orientadora? NO

¿Tengo los requisitos para el puesto de coach del Ayuntamiento? NO

¿Vamos a comenzar los cursos de atención al cliente programados para este trimestre en Andalucía? NO

Fuente: Foto de Flickr por sochacki.info
Fuente: Foto de Flickr por sochacki.info

Podría parecer que todo se confabula en contra mía, pero si me pregunto ¿por qué no? Las respuestas que obtengo son:

          Éramos muchas personas para una sola plaza. Que no me cogieran, entraba dentro de lo posible.

          No reúno los requisitos para ese puesto en particular porque es un proyecto de alcance internacional y piden el dominio de varios idiomas.

          No podemos hacer los cursos que teníamos programados, porque ha salido una orden que permite la certificación de los empleados carentes de titulación superior y ahora la prioridad para la empresa es aprobar esos exámenes oficiales.

Un NO, no es equivalente a un NUNCA. Pueden ser también un: “no de orientadora pero sí de docente en algún otro proyecto (ahora que ya me conocen); podré presentarme otro año si mejoro los idiomas; o ahora no, pero quizás sí dentro de 6 meses”.

A nadie nos gusta recibir un NO por respuesta, de hecho, ese es uno de los principales motivos por los que las personas desempleadas de larga duración terminan por no buscar trabajo de forma activa, porque duele y mucho. De ahí que escuchemos frases:

DERROTISTAS:

Si no cogen a la gente que está más preparada, que es más joven, que tiene más experiencia, que es más guapa, etc…. cómo me van a coger a mí, es tontería intentarlo, ya lo hice demasiadas veces.

ADIVINAS:

Ese puesto ya está dado, no merece la pena ir, es una tomadura de pelo, a mí no me la dan. No tengo nada que hacer.

EXCUSATORIAS

Gano poco; está muy lejos;  lo que gano lo gasto en transporte y tiempo; el trabajo no tiene perspectivas de futuro; salgo muy tarde o viajo mucho, y eso no me permite atender a mi familia… mientras no acepte un trabajo, no podré fracasar en él.

La TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN, consiste en ser capaz de entender el NO como un medio para obtener el Sí.  En ese sentido, debemos de considerar el NO como:

·      Un medio de información. No ¿a qué exactamente?

·      Un modo de probar nuestra capacidad de persuasión. ¿Cómo de importante es ese requisito que no cumplimos frente al resto de cualidades que se plantean como beneficiosas?

·      Una oportunidad para desarrollar nuestro autoconocimiento. ¿Qué significa este NO para mi?

En conclusión, cuando vuelvas a recibir un NO, recuerda que:

Un “no” no quiere decir no necesariamente. Puede querer decir: ahora no, me gustaría pero no tengo dinero, tiempo… Conviene ofrecer información adicional.

Debes identificar cuando un NO significa cortar el tema y no insistir. Dejémonos la puerta abierta, quizás más adelante podamos persuadirle si le dejamos en paz ahora.

Prescinde de chantajes emocionales para obtener el sí. El oyente puede incluso aferrarse así más a su postura, o evitarte.

Repite la razón de la negativa, cuando ésta es absurda, seguida de una pausa de silencio. Posiblemente terminemos por desenmascarar el motivo real del NO.

No dramatices en exceso y hagas homenajes a tu derrota, la experiencia se construye con la acumulación de aciertos y errores. Unas veces toca ganar, y otras aprender.

¡Que paséis buena semana!

QUIERO PARECERME MÁS A UNA “TOMTOMA” QUE A UNA LISTILLA

Parece que mi relación con los coches dirige últimamente mi inspiración. Es curioso, pero seguro que no casual.

Durante tres días he viajado por Portugal, concretamente por Oporto, Guimarães y Braga, preciosos lugares que he podido conocer gracias a mi GPS.  Como ya comenté en mi post anterior, no me oriento con facilidad, y esta útil herramienta, me ha permitido explorar capacidades nuevas y ventajosas para mí.

Guimaraes

Mientras recorría Portugal caí en la cuenta de algo obvio sobre lo que nunca había reflexionado antes, mi Tomtom no me regaña nunca por equivocarme.

Cuando no sigo las instrucciones del GPS, éste tan sólo me reconduce de nuevo hacia mi objetivo desde el punto en el que me encuentro y sin reproches de ningún tipo.

Te imaginas que tu GPS te dijera: “¿es que no me has escuchado antes?, ¿para qué te metes por ahí?, ¿no ves que ya hemos pasado tres veces por el mismo sitio?, ¡qué torpe eres, por no hacerme caso, ahora tardarás 10 minutos más y gastarás gasolina!”, ¿le pedirías ayuda tan a menudo y estarías tan relajado al volante?

El GPS te avisa además de los radares, de las direcciones prohibidas, de los peajes, de los puntos de interés, etc.  Vela por ti en todo momento, aunque a veces, también se confunda.

Si mi GPS fuera una persona y tuviera emociones y sentimientos, me habría sido mucho menos útil. Me habría sentido culpable por hacerle trabajar más, me habría sentido humillada al tener que reconocer mi incompetencia, me habría sentido frustrada al preguntarle tantas veces por una misma dirección al ser incapaz de recordar el camino.

Imagino que algunos/as pensaréis: sí, pero el GPS te impide desarrollar tu inteligencia espacial porque te facilita el camino demasiado, mi pregunta es: ¿cuál es mi objetivo: desarrollar mi inteligencia espacial o llegar a mi destino? Dependiendo del objetivo, su utilización será más o menos adecuada. En  eso, estoy de acuerdo.

¿Cuál es tu objetivo en la vida, llegar a destino o recorrer carreteras? ¿Te gustaría tener un GPS que te ayudara a elegir entre los distintos caminos que pueden llevarte a tu destino?

Busca en tu coach, terapeuta, profesor, entrenador, asesor, compañero de viaje, mentor, o como quieras llamar a la figura que te facilita el camino hacia tu objetivo, a una persona que:

·         Esté cualificada profesionalmente

·         Ofrezca un clima de apertura, respeto y apoyo incondicional.

·         No te trate como si estuvieras enfermo o fueras tonto.

·         Esté dispuesta a decirte lo que siente y piensa.

·         Admita sus limitaciones y no pretenda dar respuesta a lo que no sabe.

·         Fomenta en ti la autoconfianza que necesitas para arriesgarte en cada paso.

·         Te anima a tener opiniones distintas, a debatir creencias y opiniones.

·         Actúa como asesor, facilitador, guía, pero “no como director de tu vida”, sino más bien, te hace observar aquellos hechos que pasas por alto.

·         Está dispuesto a involucrarse más allá de lo estrictamente necesario, si ello contribuye en tu beneficio y es necesario.

·         Las cosas que te dice tienen sentido para ti

En mi opinión, si se dan estas circunstancias, entonces es la persona que te va a ayudar en tu crecimiento personal. Pero recuerda:

  1. Tú, y solo tú, dices dónde quieres ir.
  2. Tú, y sólo tú conduces el vehículo que te lleva a destino.
  3. Tú, y sólo tú, decides cuando conectar o desconectar el GPS, para qué utilizarlo y para qué no.

Si me necesitas, llegaré acompañada de mi GPS hasta el lugar en el que te encuentres, para recorrer juntos un camino mucho más largo, aquel al que siempre has querido llegar.

¡QUIERO UNA VIDA SIN PROBLEMAS! ¿ACASO PUEDES ELEGIR?

Coach: ¿Qué sería de tu vida sin problemas de ninguna clase?

Coachee: “¡¡Una gozada!! ¿Dónde tengo que firmar para que me den una vida así? Yo quiero, quiero…sí, sí, ahora mismo, quiero una vida sin ningún tipo de problemas”.

Coach: ¿Querrías eso mismo para tus hijos?

Coachee: “Sí, sí, una vida estupenda y satisfactoria para ellos, sin dolor, sin preocupaciones, sin amargura, ¿dónde hay que firmar?”

Coach: ¿Cuándo he dicho yo que es lo mismo tener una vida sin problemas con una vida satisfactoria?

Coachee: Se supone que si tienes una vida sin problemas, será satisfactoria ¿o no?

Coach: ¿Supones o estás seguro de qué es así?

¿Revisamos tus creencias?

revisate

Tus creencias están condicionando tu vida presente. ¿Qué consecuencias tiene asociar problemas con infelicidad?

          – Si tengo un problema de algún tipo quiere decir que tengo una preocupación y eso me impide ser feliz.

         –  Si alguien que quiero tiene un problema, significa que a mí me afecta, luego yo tampoco puedo ser feliz.

          – Si en el mundo existen los problemas, el mundo no es un lugar para poder ser feliz.

¿Y si los problemas fueran simplemente circunstancias naturales e inevitables de la vida que nos permiten conocernos?

– Si tengo un problema, tengo la oportunidad de conocer el alcance de mis habilidades actuales para hacerlo frente, me da información sobre mí mismo, y sobre los demás, sobre lo que soy y sobre mi potencia

– Si alguien que quiero tiene un problema, le da la oportunidad de conocerse también, y del mismo modo a mí, en relación a lo que me hace pensar y sentir esa situación.

  Si en el mundo existen los problemas, nos da la oportunidad de conocer la capacidad humana para permitir que existan, se mantengan o desaparezcan como tales.

¿Es el autoconocimiento sufrimiento?… ¿Por qué habría de serlo?

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” (Gautama Buda)

La persona que se conoce a sí misma, disfruta de algunas ventajas:

         –  Conoce sus puntos fuertes y débiles.

          – Puede utilizar estrategias o planes de acción para conseguir sus propósitos porque sabe el alcance de sus posibilidades.

          – Puesto que se descubre mejorando, sabe que ni él mismo sabe de lo que puede llegar a ser capaz.

          – Piensa:

o   “Si no sé de qué puedo ser capaz, puedo intentarlo”

o   “Si puedo intentarlo, puedo lograrlo”

o   “Si lo logro, siento orgullo de mí mismo. Me doy cuenta de que esto no es el final, es el principio de muchos otros logros.” 

          – Su autoconfianza crece con su autoconocimiento y autoestima.

¿De qué serías capaz si tuvieras mayor autoconfianza? ¿Podrías llegar a esa autoconfianza sin haber tenido nunca problemas?

¿Es la satisfacción una sensación relacionada con la necesidad cubierta o con la no necesidad?

¿Puede existir placer sin necesidad?

¿Quieres una vida sin problemas? Eso no es posible.

Ya que los tienes… vívelos de otro modo. Los problemas son naturales, inevitables, necesarios y muy posiblemente la entrada para muchas satisfacciones que te esperan en la vida.

Saludos.

¿POR QUÉ TE CONFORMAS? ATRÉVETE A CAMBIAR

“Si haces lo que siempre has hecho, nunca llegarás más allá de donde siempre has llegado”

Nunca cambiará tu vida si no cambias algo que haces a diario

Nos resistimos a cambiar porque hacerlo nos supone:

– Un esfuerzo extra
– Una posibilidad de fracaso
– Un factor disparador de ansiedad ante lo nuevo.

Cuando los cambios son pequeños y paulatinos, la resistencia a ellos es menor. Los cambios más drásticos suelen responder a situaciones muy concretas:

– Tocas fondo y te das cuenta de que o cambias o te juegas lo que más te importa en la vida
– La ilusión por alcanzar una meta es mayor que el esfuerzo que suponen hacer dichos cambios

Existen, innumerables beneficios que justifican hacer el esfuerzo de cambiar tus hábitos, cuanto más presente los tengas, más fuerza de voluntad tendrás para mantenerte constante:

Trata de colocar en un lugar visible las consecuencias positivas del esfuerzo que estas realizando, puedes utilizar imágenes, frases, músicas, recompensas, etc., que te lo recuerden.

Por ejemplo: “Gestionar mi tiempo en la agenda cada día, me sirve para:

Tener más probabilidades de éxito en la consecución de mi objetivo “X”
Llevar una vida más organizada y saludable
Ocupar tiempo diario en aquellas cosas que considero importantes para ser más feliz
No dilatar o retrasar más aquello que es necesario hacer aunque no sea agradable de realizar, etc.

Recuerda que tus nuevos hábitos han de responder a una estrategia previamente planificada, que responda a la consecución de un objetivo que mejore tu estado actual.

La energía y la alegría de lograr tus objetivos será siempre un compañero más amable en ese proceso, que la prohibición, la visualización de las consecuencias negativas o las autoregañinas en momentos de flaqueza.

No trates de hacer demasiados cambios a la vez, tampoco es necesario querer cambiarlo todo, un pequeño gesto diario, puede suponer un antes y un después en tu vida, por el tremendo efecto que produzca en ella.

¿Te atreves a cambiar?