¡BORRÓN Y CUENTA NUEVA!

“Hacer borrón y cuenta nueva” significa olvidar deudas, errores cometidos por otras personas, enfados, etc., y continuar como si nunca hubiesen existido.

Que difícil se hace olvidar el borrón cuando la letra se escribe con demasiado ímpetu, borramos superficialmente o no disponemos de las mejores herramientas para recuperar la pureza de la página no estrenada.

Si te dijera que no merece la pena seguir sufriendo por aquello que ya pasó, quizás me contestes:
“No me comprendes, no me entiendes, tú no sabes por lo que estoy pasando, para ti es fácil decir que lo olvide…” y muy probablemente tengas razón.

Hacer borrón y cuenta nueva lleva su tiempo. Las heridas abiertas escuecen y llevan su proceso de curación pero, por doloroso que sea, cerrarlas en falso puede ser aún peor.

Continúa leyendo ¡BORRÓN Y CUENTA NUEVA!

¿PUEDE UN AMANTE SALVAR TU MATRIMONIO?

Decidiste mirar sus ojos, tocar sus manos, entregar tu cuerpo, tu mente y tu vida entera a esa persona con la que llevas…uf! ni te acuerdas cuánto.

Ahora estas aburrido por la rutina, abrumado por las preocupaciones, cansado de pelear por las mismas cosas. Te falta energía, ilusión, constancia.

¿Qué pasó? ¿dónde quedaron aquellas ganas de vivir, de compartir?

¿Puede un/una amante salvar tu matrimonio?

Puede salvarte a ti, es decir, cambiar tu día, tu noche, tu realidad, insuflarte ánimo y ganas de vivir. Y tu matrimonio, ¿puede salvarlo también? Depende de si ese nuevo amante o aquel que tuviste y perdiste por el camino, te permite seguir amando a tu pareja.

A veces, el amante actúa como una válvula de escape que te permite salir de la frustración y la monotonía, te hace recuperar la autoestima y tu atractivo.

Sentirnos más felices repercute positivamente en nuestro entorno, con el que nos relacionamos de un modo más constructivo.

Tu pareja, puede apreciarte de un modo distinto, con más respeto y admiración, eres otra persona, alguien que nunca antes había conocido.

A veces, el amante puede terminar siendo compartido por el otro miembro de la pareja, esa sí que puede ser una comunión perfecta que os haga multiplicar vuestro goce y disfrute. Tu pareja terminará aceptando e incluso agradeciéndo el día que tu amante entró en juego en vuestras vidas.

Continúa leyendo ¿PUEDE UN AMANTE SALVAR TU MATRIMONIO?

CADA PERSONA ES UN MUNDO, AUNQUE ALGUNOS CREEN SER UN UNIVERSO ENTERO.

Mientras veía el telediario de ayer pensaba… “no tiene mérito hablar de la felicidad cuando me ha tocado vivir en éste lado del mundo, cuando no sufro guerra, ni hambre, ni enfermedad, ni maltrato”, pero ¿supone eso tener la felicidad garantizada?

Por paradógico que resulte, en mi lado el mundo hay sufrimiento por: comer de más, por no saber qué hacer con el tiempo libre, dónde invertir unos pocos ahorros, o qué hacer con nuestras viviendas desocupadas.

Tenemos miedo a perder lo que poseemos: nuestro tiempo, nuestro status, nuestros afectos… Tenemos miedo a tomar decisiones equivocadas, a lo que nos deparará el futuro, a la opinión que sobre nosotros tendrán los demás si nos salimos del camino socialmente aceptado.

La preocupación de unos es si vivirán hoy, la de otros es si tendrán pensión de jubilación dentro de 20 años. ¿Cómo podemos llamarnos todos seres humanos y decir que vivimos en el mismo planeta?

Continúa leyendo CADA PERSONA ES UN MUNDO, AUNQUE ALGUNOS CREEN SER UN UNIVERSO ENTERO.

¿QUÉ TAL TE LLEVAS CON LOS DEMÁS? Claves prácticas para mejorar tus habilidades sociales

¿A quien no le gusta caer bien a los demás? ¿Cuántas veces te has preguntado qué decir o como comportarte en una entrevista de trabajo, en un cierre de ventas, en un juicio o simplemente en una cita romántica?

Es frecuente sentirse inseguro respecto a si conseguiremos gustar o no al otro, aunque no debemos dejarnos llevar por el miedo a ser rechazados, de ser así, desarrollaremos trastornos asociados a complejos y fobias que no harán más que empeorar las cosas.

Tener seguridad en nuestra propia capacidad para superar las dificultades, gustarnos lo suficiente a nosotros mismos y aceptar que no podemos controlarlo todo, es vital para encontrar el equilibrio entre la ansiedad normal y la anormal en las relaciones interpersonales.

La clave del éxito en las relaciones interpersonales es el interes profundo y sincero en los demás. William James dijo: «El principio mas profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado”.

Continúa leyendo ¿QUÉ TAL TE LLEVAS CON LOS DEMÁS? Claves prácticas para mejorar tus habilidades sociales

GESTIÓN EMOCIONAL: RABIA VS. AMOR (7/9)

7º FRENO: LA RABIA

Tener objetivos supone correr el riesgo de no conseguirlos. Los comerciales trabajan por objetivos SIEMPRE. El trabajo comercial por excelencia supone cada día un reto y ese reto supone siempre cierto grado de estrés, que bien administrado es beneficioso para nuestra actividad. Si no tuviéramos cierta tensión muscular no podríamos estar erguidos sobre nuestras piernas, sin cierta tensión en nuestras cuerdas vocales, no podríamos emitir ningún sonido. La capacidad de tensionarnos es buena, siempre y cuando sepamos regular dicha emoción como todas las anteriores.

Continúa leyendo GESTIÓN EMOCIONAL: RABIA VS. AMOR (7/9)

GESTIÓN EMOCIONAL: LA PERDIDA DE CONTROL VS. DISCIPLINA (6/9)

6º FRENO: LA PÉRDIDA DE CONTROL

A nivel de condiciones laborales básicas, la diferencia entre trabajar por cuenta ajena (en plantilla) o por cuenta propia (autónomo), es la ausencia de un contrato que te asegure un mínimo a percibir independiente de tus resultados laborales.

Trabajar por contrato exige: Disciplina y vida metódica. Horarios y sueldo rígido (a no ser que se perciba un porcentaje “variable”), así como funciones asignadas por un superior que dirige tu actividad laboral.

Trabajar como autónomo exige: Autogestión personal y automotivación. Eres tu propio jefe o jefa, eso significa que tu salario sale de la actividad laboral que desarrollas, eso significa mayor flexibilidad, no tienes ni horarios ni sueldo rígido. Tú decides cuánto, cómo y de qué forma quieres plantearte el desarrollo de tu actividad laboral en función de tus necesidades. Tienes la oportunidad de variar tu salario mes tras mes y no tienes un tope estipulado.

En “buenas rachas”, cuando la actividad laboral da frutos, el comercial siente gran alegría por trabajar de forma autónoma, se siente libre y dichoso, pues asocia de forma directa su salario con su capacidad para generar riqueza. Cuando las circunstancias del Mercado o su propia capacidad se ven mermadas, se desmonta el sentimiento de control sobre su vida y sobreviene la indefensión o el sentimiento de falta de control.

Cuando una persona experimenta falta de control, deja de actuar, “¿para qué voy a actuar si no dependen los resultados de mi actuación?” Y entonces nos “abandonamos” y esperamos que alguien nos rescate de la situación de forma pasiva.

La realidad es que cuantas más cosas dejes de hacer, cuanto más cambies tus hábitos, menos sensación de control tendrás.

Continúa leyendo GESTIÓN EMOCIONAL: LA PERDIDA DE CONTROL VS. DISCIPLINA (6/9)

GESTIÓN EMOCIONAL: DESESPERANZA VS. PACIENCIA Y ACCIÓN (5/9)

5º FRENO: LA DESESPERANZA

Generalmente, las personas se sentirán más expectantes en los inicios de su nueva actividad profesional. Si no obtiene los resultados que espera dentro de sus expectativas aparecerán sentimientos de desesperanza y los pensamientos de que nunca podrán conseguir sus objetivos.

En general, las personas somos impacientes. Desde niños tenemos que aprender, y pobre del que no lo aprenda, a esperar, a perseverar, a esforzarnos y luchar por conseguir nuestras metas.

Las cosas no son ahora o nunca, si bien es cierto que cuando deseamos algo con mucha intensidad cualquier espera se hace “eterna”.

EMOCIÓNES PALANCA: PACIENCIA Y ACCIÓN

Dicen que “no hay mal que 100 años dure”, lo que desde luego no hay es “cuerpo que lo aguante”.

Continúa leyendo GESTIÓN EMOCIONAL: DESESPERANZA VS. PACIENCIA Y ACCIÓN (5/9)

GESTIÓN EMOCIONAL: DEPRESIÓN VS. ÁNIMO (4/9)

4º FRENO: LA DEPRESIÓN

Con frecuencia encontramos a personas que manifiestan sentimientos de desesperanza u otros síntomas depresivos (falta de aseo, falta de voluntad, trastornos del sueño, de alimentación, episodios de llanto incontrolado, visión negativa de su pasado, presente y futuro, etc.).

En estos casos, lo más recomendable es acudir a un especialista de salud mental si se producen estos episodios con demasiada frecuencia. Probablemente esta persona no esté en condiciones de trabajar, y con cada “fracaso”, disminuyen sus probabilidades de éxito y con ello se perjudica cada vez más a sí mismo.

En realidad, la gravedad de los síntomas originados por la tristeza son una cuestión de grado. En principio, no hay por qué darle mayor importancia a los síntomas de una depresión que a los de una gripe, no son más peligrosos en sí mismos, son distintos. Si tuviera gripe tendría mucosidad, dolor de articulaciones, fiebre, tos, etc. Si tengo depresión tengo tristeza, apatía, falta de ilusión y confianza. Son síntomas igual. “Yo no soy un depresivo, tengo una depresión, por eso, porque la tengo y no porque soy, puedo dejar de tenerla”.
A la vez que un constipado puede complicarse y derivar en un problema grave de neumonía. Una depresión puede complicarse y derivar en impulsos suicidas. Un especialista es el que debe prevenir y poner límites al avance de la enfermedad.

EMOCIÓN PALANCA: ÁNIMO

Continúa leyendo GESTIÓN EMOCIONAL: DEPRESIÓN VS. ÁNIMO (4/9)

GESTIÓN EMOCIONAL: ANSIEDAD VS. ACEPTACIÓN (3/9)

3º FRENO: LA ANSIEDAD

La ansiedad es una reacción defensiva ante situaciones nuevas que nos producen miedo o incertidumbre. La tensión es una respuesta normal, sana y adaptativa ante situaciones realmente peligrosas, ya que estimula todos mis recursos físicos y los pone al 100% al servicio de la consecución de mis objetivos.

La mayor o menor ansiedad ante la misma situación, la produce la interpretación que yo haga de la situación, de los recursos y de la confianza que tenga en mi capacidad para hacerle frente con éxito.

Entre dos personas que se encuentren en la misma situación, tendrá más ansiedad aquella que crea que su problema tiene difícil o ninguna solución. Las creencias, por tanto, juegan un papel muy importante en el éxito o el fracaso de una misión.

sintomas ansiedad

Cuando el nivel de ansiedad es excesivo o se mantiene en el tiempo por causas no objetivas, el efecto es devastador para el ser humano.

Cualquier situación de estrés posee 3 fases claramente diferenciadas: fase de alarma, fase de resistencia y fase de agotamiento. Llegados a éste último punto sobreviene la depresión o la muerte.

Un nivel de ansiedad excesivo me paraliza, me bloquea, va en contra de mis intereses y de mi mismo.

Un mecanismo de defensa habitual ante situaciones de ansiedad es interpretar sus síntomas (mareos, taquicardia, angustia, etc.) como una señal de alarma que me dice que esta situación me supera y que debo de “escapar de ella” lo antes posible.

Escapar, a veces me resuelve el problema y otras me lo agrava. “¿Puedo huir y cambiar mi residencia a otra zona donde no haya peligro de volcanes en erupción?” Probablemente sí, “¿Puedo escapar de trabajar?”, “¿Puedo dejar de relacionarme con otras personas para el resto de mis días?”. La respuesta más probable es NO, hacerlo solo me está ocasionando problemas mayores.
EMOCIÓN PALANCA: ACEPTACIÓN

Para superar la ansiedad propia de la iniciación de una actividad nueva, lo mejor es valorar como normal la ansiedad experimentada y no darle importancia diciéndose cosas positivas como “estoy aprendiendo, poco a poco me iré acostumbrando a esta situación, estaré cada vez más tranquilo y seguro de mi mismo”.

Una vez que la ansiedad disminuya valorar como positiva su acción en nuestro rendimiento. “Esta tensión me mantiene activo, alerta, consciente…”

Con tensión o sin ella, no renunciar a hacer las cosas que tienes que hacer, porque así lo has decidido. Las conductas de evitación enquistan y cronifican los síntomas.

Poner empeño en nuestras fortalezas para minimizar nuestras debilidades (quizás no tenga destreza hablando, pero sí demostrando, quizás no sea especialmente guapo, pero sí simpático y agradable, quizás no sea listo pero sí metódico y voluntarioso”)

No existe ninguna novedad, que pasado un tiempo, no deje de ser novedad. No hay ninguna tarea que, repetida en el tiempo, no se termine por mejorar. La ansiedad se terminará yendo por donde ha venido si sigo hacia delante.

Si los procesos de ansiedad se repiten muy a menudo, a pesar de que la situación deja de ser novedosa, hay que consultar con un especialista para revisar nuestro sistema de creencias, ver que las mantiene, aprender técnicas de relajación y control mental.

La ciencia está para eso, para hacer uso de ella cuando hace falta. Sensato es aquel que sabe pedir ayuda cuando está en disposición de ello.

GESTIÓN EMOCIONAL PARA EL CAMBIO PROFESIONAL (parte 1 de 9)

Ante la falta de oportunidades laborales, es posible que te hayan ofrecido trabajos como comisionista, dónde solo la autoconfianza, la capacidad de aprendizaje y tu determinación podrán «ganar la partida» a tu falta de experiencia.

El trabajo comercial de “venta directa” ha sido siempre observado en tiempos de crisis como una solución al desempleo ¿Por qué? Sencillamente porque este tipo de trabajo no tiene paro, no requiere estudios académicos, es compatible con cualquier otra actividad, no hay límite de edad o condición social y, encima, te permite ganar todo el dinero que seas capaz de conseguir a través de tu trabajo.

El trabajo comercial de “venta directa” es similar al estereotipo de “sueño Americano”, está lleno de ejemplos de personas humildes que llegan a crear grandes fortunas o alcanzar un inmenso poder o popularidad, todo gracias a su propio esfuerzo en una tierra que promete “oportunidades”; sin embargo, muchos quedan por el camino, ya que este tipo de sistema de venta exige gran fortaleza mental y capacidad de autosuperación.

1º FRENO: LA CULPA

 En el intento de determinar el por qué te encuentras:

1.- En una profesión distinta a la tuya.

2.- Sin dinero (recuerda que los resultados económicos suelen tardan en llegar debido a la inexperiencia)

Imagen

 Puede que pienses que has terminado “a la deriva” por tu mala cabeza o tu mala suerte.

Algunas personas piensan que están siendo castigadas por algunas actuaciones que han tenido en el pasado y repasan una y otra vez los errores laborales y personales de su vida.

EMOCIÓN PALANCA: LA DETERMINACIÓN

Los sentimientos de culpa pueden superarse tomando una actitud activa en la búsqueda de la solución al problema, planteándonos el “aquí y en adelante” y siendo positivos en la consecución de los pasos a seguir.

Si has llegado hasta aquí, es señal de que éste es el mejor sitio donde puedes estar ahora. Aprovecha la oportunidad que se te brinda. Tu pasado es pasado, el futuro siempre es incierto, el presente es lo único real que tienes y de cómo lo vivas se irá escribiendo el resto de tu historia. Tener la mente en el pasado o en el futuro es “perder la vida”. Hoy es el día más importante de tu vida.

Si de algo me arrepiento del pasado ¿qué otra cosa puedo hacer que perdonarme de una vez? Ningún arrepentimiento cambiará eso. Un principio Jurídico es que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito “¿Qué es aquello tan importante?” “¿No has finalizado los estudios?” “¿Has quebrado en algún proyecto anterior?”, “¿Tuviste algún desequilibrio emocional?” … “¿Cuántas veces te has juzgado por ello?”

No te preguntes por qué estas aquí, sino qué oportunidades te ofrece esta situación y cómo lo piensas aprovechar.

Un gran porcentaje de comerciales, por no decir la mayoría, llegan a esta profesión por casualidad, ya que no existe un camino trazado para llegar hasta aquí, no hay estudios formativos oficiales para ello. Si tú has llegado hasta aquí de casualidad, tan sólo significa que eres maravillosamente normal.

Lo pasado, pasado está. La culpa es un sentimiento estéril si no sirve como motor para el cambio, y si ya he cambiado, ya no necesito ese sentimiento más dentro de mí, ya ha cumplido su función, deséchalo.

“No te pre-ocupes, ocúpate”, “¿qué voy a hacer?”, “¿cuándo lo voy a hacer?”, “¿Qué recursos necesito?” “¿De qué recursos dispongo?”, “¿cuál es el siguiente paso? “Vamos, ¡Manos a la obra!”