EMOCIONES BÁSICAS PARA EL DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL

Existe una gran diferencia entre saber las cosas y experimentar un “¡Ajá!, así que era esto lo que me está pasando”.  Como muchos sabéis, soy psicóloga desde el año 94 en el que me licencié; sin embargo es curioso cómo no dejamos de sorprendernos en el camino del autoconocimiento y el desarrollo personal.

En los últimos días he estado acudiendo a conferencias y talleres de otros profesionales, muy buenos por cierto, como el de “MindfulMes” de Juanjo Pineda, y eso me ha inspirado para querer compartir con vosotros algunas de las joyas de la sabiduría científica. Retomar esos conceptos y hacerlo desde la posición relajada de alumna y no desde la de profesora, me ha facilitado la reflexión personal y he encontrado algunas respuestas a mis preguntas personales, por eso quiero compartirlo con vosotros/as.

Para poneros en situación, sintetizaré algunas de las cosas que necesitáis saber:

Según la primera y más conocida clasificación de Ekman, 6 son las emociones básicas que produce nuestro cerebro para asegurar nuestra supervivencia: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, ira y asco. Se calcula que por una fracción de segundo (0.33segs aproximadamente) nuestro rostro responde a dicho estímulo de manera directa. Más tarde, la mente e encarga de asesorar o interpretar dicha emoción produciendo los sentimientos, los cuales sí que están condicionados por nuestra experiencia, valores, etc.

Popularmente tendemos a considerar buenas o malas estas emociones por los síntomas que percibimos al manifestarse; sin embargo, por paradójico que resulte no todo lo que parece bueno lo es, ni aquello que percibimos como malo, lo es tanto.

Durante mucho tiempo las emociones han sido consideradas las responsables del caos, el desorden y las malas decisiones hasta que el término “Inteligencia  Emocional” fue ganando aceptación en el mundo de los negocios en 1995 gracias al célebre libro de Daniel Goleman.

Atando cabos, si las emociones básicas aseguran la supervivencia, la información que podamos inferir de ellas serán información clave para poder guiar nuestro comportamiento y tomar decisiones; sin embargo no siempre sabemos entender cuál es el mensaje que aportan e incluso no siempre nos permitimos reconocerlas y experimentarlas conscientemente. Aquellos que sí lo hagan, tendrán una ventaja competitiva frente al resto de los mortales.

caras-arantxa

MENSAJE DE LA ALEGRÍA: “Tienes energía para hacer un montón de cosas, continúa”

MENSAJE DE LA TRISTEZA: “Algo estás perdiendo que valoras”

MENSAJE DEL MIEDO: “Prepárate, te faltan recursos”

MENSAJE DE LA SORPRESA: “Acabas de darte cuenta de algo que no sabías”

MENSAJE DE LA IRA: “Esto no es lo que te hubiera gustado que sucediera”

MENSAJE DEL ASCO: “Cuidado, no te acerques o no te vuelvas a acercar”

Lo más interesante desde mi punto de vista es aprovechar este conocimiento para encontrar respuestas a algunos de nuestros conflictos internos.

Te sugiero algunas preguntas guía:

¿Identifico en mi día a día toda esta variedad de emociones?

¿Cuáles/es tengo bloqueada/s?

¿Qué creo me podría suceder, bueno y no tan bueno, si me permitiera experimentar esas emociones?

¿Qué emoción es la que tengo instalada más frecuentemente?

¿Qué mensaje es el que me está transmitiendo?

¿Qué respuesta estoy dando a ese o esos mensajes?

¿Qué emoción necesitaría tener instalada para conseguir mejores resultados?

Si la tuviera ya instalada, ¿qué acciones hubiera ejecutado ya?

¿Qué es lo que necesito para cambiar de emoción?

¿Qué acción supondría ya un pequeño avance?

¿Cómo imagino que me sentiré después?

¿Estoy en disposición de hacerlo sólo/a?

¿Qué voy  a hacer y cuándo voy a hacerlo?

Los coaches hacemos cosas tan aparentemente sencillas como esto, escucharte, espejarte y preguntar, acompañarte en aquello que tú conoces mejor que nadie dándote recursos para facilitarte el camino que solo tú puedes andar.

Contacta conmigo si me necesitas, para mí será todo un placer contar con tu confianza.

 

¡Cumplir es vivir!

Hace pocas horas acabó mi cumpleaños, un día para celebrar la vida.

mi cumpleaños

Dicen que cuando un niño nace, crece la esperanza de que el mundo sea un poco mejor. Haciendo balance de mis 46 años, espero que al menos no haya sido objeto de todo lo contrario.

Continúa leyendo ¡Cumplir es vivir!

NIEBLA EN EL CAMINO

Si acabé el último post haciendo referencia a Serrat, hoy comienzo de nuevo con una emblemática canción suya: “Cantares” cuyo estribillo incorpora una famosa frase de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Y es que cualquier recorrido comienza por dar un primer paso, y luego otro, y otro…pero ¿a qué dirección nos lleva?, ¿qué distancia se estima que recorreremos para llegar a algún lado?, ¿tendremos los recursos que necesitamos para no pasar graves necesidades en el camino?, y si además nos encontramos con niebla, entonces nos cuesta incluso saber dónde estamos pisando… ¿será entonces mejor esperar el momento oportuno que andar por andar?, ¿Y cómo sabremos si es paciencia o miedo a tomar decisiones lo que nos mantiene inmóviles?

Continúa leyendo NIEBLA EN EL CAMINO

CONQUISTA TU DESTINO A TRAVÉS DE LOS SENTIMIENTOS

¿Sabías que una diminuta pulga que apenas mide un par de milímetros, en un solo segundo, puede dar un salto suficientemente grande como para mirar directamente a los ojos a un jugador de baloncesto?

Increíble, ¿verdad? Estas criaturas pueden dar botes de casi dos metros en un segundo gracias al impulso de una zona de sus patas llamada tarso.

¿Sabéis cómo de adiestra a las pulgas para que no salten más allá de un límite?

En sólo tres días de frustración, la pulga aprende a no saltar más allá de los límites de su bote para evitar el golpe de la tapa, después libre al fin, seguirá saltando bajo los límites en los que aprendió que podía “controlar” su salto sin consecuencias.

Todos los seres vivos tenemos capacidad de aprender y de olvidar lo aprendido. Algunos pensadores creen que esto puede ser incluso útil para mejorar en base a nuevos conocimientos o experiencias.

Continúa leyendo CONQUISTA TU DESTINO A TRAVÉS DE LOS SENTIMIENTOS

Mereces ser protagonista de tu vida

Tiene razón el que piensa: Si no siembro, no me preocuparán ni la sequía, ni las heladas, ni las plagas de insectos… tampoco disfrutará de sus frutos de sus cosechas, de la sombra de sus árboles, del hospedaje y supervivencia de nuevas especies…y vivirá a expensas de lo que las tierras de otros le quieran regalar.

Hay personas que no viven sus propias vidas sino las de sus jefes (que cumplen su sueño de crear una empresa), de sus hijos (que cumplen sus sueños de emancipación), de sus parejas (soportando sus carencias para que ellos triunfen), de los famosos (que les hacen olvidar el vacío de su propia vida). Hay personas que nunca hablan de sí mismas, sino de los otros.

Os resultará familiar este diálogo:

–          ¿Cómo te va?

–          Mis hijos de exámenes, mi pareja trabajando mucho, mi madre de médicos, …

–          ¿Y cómo te sientes?

–          Preocupada, ¿cómo voy a estar?…que aprueben, que siga el trabajo, que estén sanos…

–          ¿Y qué quieres para tu vida?

–          Que mis hijos sean felices, que mi madre no sufra, que mi pareja tenga éxito, porque se lo merecen, …han luchado tanto… 

Y tu ¿qué es lo que te mereces? …Enciende tu pasión. Una simple chispa, puede ser suficiente, …si tú quieres. Llegaste a esta vida para vivirla, ¿acaso es vivir estar pensando en lo que ya pasó y no va a cambiar? ¿es vivir preocuparse (que no ocuparse) por lo que sucederá dentro de 10 años, si aún no sabemos si sobreviviremos hoy?

¿Queremos vivir? Expongámonos al riesgo de parecer sentimentales, de ser traicionados, de no ser correspondidos en nuestro amor, de fracasar…porque el mayor peligro en la vida,… es no arriesgar nada.

vive tu vida

¡MALDITO EGO!

El ego a diferencia de un sano amor propio, se caracteriza por ser esclavo de la apariencia. Nuestro complejo de inferioridad se compensa así con el reconocimiento constante de los demás para sentirnos protegidos y seguros.

El ego es una máscara que nos permite lucir como desearíamos ser y no como somos en realidad. Este ego, nos obliga a mantener una tensión constante que implique ganar a los demás, ser superior a ellos para evitar así que descubran nuestra verdadera inseguridad personal.

Continúa leyendo ¡MALDITO EGO!

¡Odio cometer errores!

¡Cómo odio cometer errores!

Si estas leyendo este post, seguramente sea porque te pasa como a mi, pero ¿a quién le gusta cometer errores?

Obviamente a nadie nos gusta cometer errores, pero algunos entienden que es el precio que hay que pagar por vivir, por emprender, por enamorarse, por tomar decisiones en definitiva. Y es cierto, cualquier decisión conlleva un riesgo.
Pero es que algunos, odiamos de verdad el hecho de cometer errores, y esa adversión va mucho más allá de las consecuencias racionales de las mismas.

Continúa leyendo ¡Odio cometer errores!

¡BORRÓN Y CUENTA NUEVA!

“Hacer borrón y cuenta nueva” significa olvidar deudas, errores cometidos por otras personas, enfados, etc., y continuar como si nunca hubiesen existido.

Que difícil se hace olvidar el borrón cuando la letra se escribe con demasiado ímpetu, borramos superficialmente o no disponemos de las mejores herramientas para recuperar la pureza de la página no estrenada.

Si te dijera que no merece la pena seguir sufriendo por aquello que ya pasó, quizás me contestes:
“No me comprendes, no me entiendes, tú no sabes por lo que estoy pasando, para ti es fácil decir que lo olvide…” y muy probablemente tengas razón.

Hacer borrón y cuenta nueva lleva su tiempo. Las heridas abiertas escuecen y llevan su proceso de curación pero, por doloroso que sea, cerrarlas en falso puede ser aún peor.

Continúa leyendo ¡BORRÓN Y CUENTA NUEVA!

LAME TUS HERIDAS Y PROSIGUE CAMINO

Si te empujo, te muevo.

Si te apuñalo, te hiero.

Si te hablo duramente ¿te lastimo? Depende del poder que tú me des a mi.

Si te sientes mal por mis palabras, eres tú quien me das permiso para causarte ese dolor.

Que yo te llame “inculto”, “fracasado”o “egoista”, no te convierte en tal. Ser inculto es mucho más que no saber responder a una pregunta. Cometer un error no te convierte en fracasado; y que a veces, consideres que tienes derecho en ser el primero en recibir, no te transforma en un ser egoista.

A veces, los demás también se equivocan en sus apreciaciones, ¿por qué va a ser más importante su opinión que la tuya?

A veces, un hecho o incluso varios, no te convierten en alguien distinto. Puedes coger una borrachera y no ser un borracho.

A veces, los demás tratan de convencerte de que eres inferior a ellos sólo para sentirse superiores a ti.

A veces, lanzamos palabras duras como respuesta a un ego lastimado e incluso a un deseo de ajustar cuentas pendientes.

Y también a veces, esas palabras hirientes, están cargadas de verdad, de información útil y valiosa en algún porcentaje, y te permitirá ser mejor si te quedas con el fondo y no con la forma (difícil ¿verdad?)

A mayor confianza en ti mismo, más autoestima y paz interior, mayor probabilidad de que seas una persona receptiva a las críticas, que sepas relativizar las mismas y puedas aceptar aquello que crees te aporta en tu desarrollo personal (rechazando con entereza aquello que no habla de ti sino de quien las emite).

Abraza el error pues te permite aprender.

Abraza la duda, pues te hace reflexionar.

Abraza el dolor, puesto que te avisa de aquello que es importante conservar para ti.

Si necesitas consuelo, acude a aquel que te quiere incondicionalmente para que te consuele y te mime.

Y si eres tú , tu mejor amigo ¡qué suerte tienes! Lameras tus heridas y proseguirás camino.

levantarse