¡FELIZ NAVIDAD! … ¿VAS A PONER ALGO DE TU PARTE?

Las felicitaciones de Navidad llegan cargadas de mensajes de este tipo; sin embargo son conocidas las discusiones que inevitablemente aparecen cuando hay que tomar decisiones en grupo sobre: cenas, presupuestos, regalos, etc.

¿Cómo vas a celebrar tú las Navidades? Si te llenas de compromisos, estrés, hipocresía, deudas, …evidentemente ya no estás poniendo mucho de tu parte para que estas Navidades sean de tu agrado.

Un desamor, la ausencia de un ser querido, la distancia o imposibilidad de juntarte con personas que quieres, son motivo de nostalgia. Prepara tu mente para estas fechas como te preparas para el verano o el invierno, ¡si ya sabes que todos los años pasa lo mismo!

Algunas ideas:

          No esperes nada que no puedas conseguir en cualquier otra época del año. De este modo no generarás unas expectativas demasiado altas que tengas que cumplir necesariamente en las Fiestas. 

          Planifica con tiempo los preparativos, evitarás colas, gastos, prisas, etc. de última hora. Para disfrutar hay que saborear el momento. No dejes que nada material te quite el sueño. Utiliza tu presupuesto y la creatividad para sorprender.

          Intenta no dejar asuntos sin resolver para fechas tan señaladas. Visita el cementerio, haz las paces, aclara un malentendido, escribe una carta, envía un regalo, … lo que creas que tengas que hacer, déjalo hecho antes de la reunión familiar.

          Si crees que la añoranza y los recuerdos no te dejarán disfrutar de estas fiestas, procura incorporar algún elemento diferente que te ayude a evitar la comparación. Ej.: cambia la compañía, el lugar, el tipo de alimentos, la vestimenta, la música, el clima, etc.

Así pues, las Navidades son amadas por muchos y odiadas por otros tantos también, en función de cómo las vivimos.

La Navidad, bajo la cultura y tradiciones de nuestro país, tiene un referente cristiano (independientemente de si adornamos las calles con símbolos religiosos o no), nace la esperanza de la salvación para los seres humanos. Hasta el más ateo, espera que el nuevo año sea siempre mejor que el que dejamos.

Si eres creyente, vive los valores de la Navidad. Y si no lo eres, quédate sólo con lo mejor de estas fiestas, aquello con lo que verdaderamente disfrutes.

Comportarte asertivamente, puede ayudarte en estas fechas, evitándote sacrificios innecesarios, chantajes emocionales, y otros conflictos (económicos, familiares, etc.),  ¿Cómo? Atreviéndote a decir Sí o No, de forma directa y clara, defendiendo tus derechos procurando respetar los de los demás.

Si es que SÍ, por límites para evitar sorpresas.  

Ej.: Mi casa es la más grande, podemos juntarnos en ella, siempre que todos nos encarguemos de preparar la comida y dejar la cocina limpia al terminar. ¿Cómo nos organizamos?

Si es que NO, explica por qué, sin pedir perdón,  pero sí dando alguna alternativa que acerque posturas.

Ej.: Me agobia salir por la noche a cenar con este frío y los niños pequeños. Prefiero juntarnos para la comida de Navidad y Año Nuevo. ¿Qué día os viene mejor quedar?

¿Feliz Navidad? Espero que tú tengas algo que ver en todo ello. Suerte.

la foto

¿TE IRRITAS CON FACILIDAD?

“La paciencia tiene un límite”, “fue la gota que colmó el vaso” o “me sacó de mis casillas”, son expresiones que suelen indicar que todos tenemos un punto de no retorno, un momento tras el cual perdemos el control emocional.

Identificar ese momento es de suma importancia para todos nosotros. A veces explotamos en el momento más inapropiado o con quien no debemos. Decimos o hacemos cosas que más tarde nos harán sentir horrible.

Como señala Daniel GolemanLa habilidad para hacer una pausa y no actuar por el primer impulso se ha vuelto un aprendizaje crucial en nuestros días”.

Si eres de irascibilidad fácil y visitas con demasiada frecuencia ese punto de no retorno, escúchame:

Continúa leyendo ¿TE IRRITAS CON FACILIDAD?

¿ESTAS SEGURO DE QUE ERES TÚ QUIEN DECIDES?

“Tengo que ayudar a mis hijos cuidando diariamente de los nietos”. ¿Tienes o quieres? Si tienes, es que no eres tú quien ha tomado la decisión de hacerlo. Si quieres, podrías dejar de hacerlo sin el menor sentimiento de culpa.

“Tengo que ser fiel a mi pareja”. ¿Tienes o quieres? Si tienes, no es tu decisión, es tu miedo a las consecuencias la que hace que mantengas tu fidelidad. Si quieres, te daría igual saber que no hay ninguna posibilidad de que tu pareja se enterara de lo sucedido.

“Tengo que callarme cuando mi jefe grita”. ¿Tienes o quieres? Si tienes es que temes perder la seguridad de ese trabajo o enfrentarte al conflicto. Si quieres, es porque te sientes capaz de dialogar con tu jefe sobre este asunto como y cuando quieras, pero prefieres pasarlo por alto porque no te afecta lo suficiente.

“Tengo que hacer deporte para mantener a raya mi colesterol” ¿Tienes o quieres?  Si tienes, te estará costando mucho esfuerzo hacerlo,  y tienes más posibilidades de perder tu fuerza de voluntad. Si quieres, pondrás tu atención en las ventajas que estás descubriendo y estarás cada día más contento de tu decisión.

Tener que hacer, exige disciplina y sacrificio.

Querer hacer, aporta fuerza de voluntad y placer en su dedicación.

Continúa leyendo ¿ESTAS SEGURO DE QUE ERES TÚ QUIEN DECIDES?

¿CÓMO SERÍA MI VIDA SI ME QUISIERA MÁS?

¿Te reconoces en alguna de estas frases?

“Mis hijos, no me ayudan en casa. Vivo para ellos”.

“Mi jefe me habla a gritos”.

“Siempre me toca poner la casa y el coche para todos los encuentros familiares”.

“Mi pareja siempre me compara con otros/as mejores que yo”.

¿Alguna vez has pensado que los demás tienen más derecho a ser respetados que tú? Porque con ese tipo de situaciones parece que así fuera.

La dignidad es el valor que tiene cada ser humano, independientemente de su situación económica, social y cultural, así como de sus creencias o su forma de pensar.

La dignidad es por tanto universal. Eres un ser único. Tienes la obligación y el derecho de cuidar tu dignidad personal, y de amarte y respetarte a ti mismo.

Continúa leyendo ¿CÓMO SERÍA MI VIDA SI ME QUISIERA MÁS?

¿CÓMO REACCIONAS ANTE LAS QUEJAS DE LOS DEMÁS?

“Otra vez…uf, ¡que pesado! Dile que no estoy”.

“¡Estoy yo para aguantar las tonterías de nadie!”

“¿Pero de qué va? soy yo quien tendría que quejarse”.

“Soy un desastre, otra vez me he equivocado, esta vez no me perdonará”.

La queja es siempre el resultado de expectativas no satisfechas, y a nadie le resulta agradable saber y reconocer que no le gusta al otro en ciertos comportamientos, por eso las evitamos, nos defendemos, las contraatacamos o reaccionamos ante ellas con dolor.

sentimento-de-culpa

Seguro que tú tampoco te gustas siempre, por eso no es tan extraño que a los demás también les pase. Paradójicamente, algunas de tus actuaciones, serán valoradas como virtudes para unos y como defectos para otros.

No existe la persona perfecta que pueda gustarle a todo el mundo, dicho esto, es natural que cometamos errores o simplemente que no podamos agradar siempre. Si aceptas que eso es así, vive la queja como algo natural e inevitable. En tu mano está el recibir la queja como algo humillante y desastroso, o como una oportunidad de autoconocimiento. ¡Tú elijes!

Continúa leyendo ¿CÓMO REACCIONAS ANTE LAS QUEJAS DE LOS DEMÁS?

¿TE DEJAS QUERER?

¡Eh, tú!

¿Qué te pasa que no terminas de aceptar el afecto de los demás?

Quizás pienses:

          Que no lo necesitas

          Que no lo mereces

          Que no es sincero

          Que te hace vulnerable

          Te asusta lo que sientes

          Te hace sentir incómodo porque no estás acostumbrado

          Tienes miedo de que te guste y luego no puedas pasar sin ello, etc.

La lucha interna suele estar en dos frentes: contra los sentimientos de uno mismo y contra los de la otra persona.

Continúa leyendo ¿TE DEJAS QUERER?

DETALLES QUE MARCAN LA DIFERENCIA

Escuchar: Prestar atención a lo que se oye. Para escuchar basta con permanecer callados y atentos.

Escuchar activamente: Significa escuchar y además comprender la comunicación desde el punto de vista del emisor, incluso aunque lo que diga vaya en contra de nuestras ideas. Para escuchar activamente necesitamos desarrollar habilidades más precisas como la empatía y las habilidades de comunicación (resumir, preguntar, …) para saber mostrar al interlocutor que se le está escuchando.

Continúa leyendo DETALLES QUE MARCAN LA DIFERENCIA

¡NO PUEDO MÁS!

No puedo más, me digo mientras me levanto cada día y hago el desayuno a los niños.

No puedo más, mientras hago la comida y arreglo las camas.

No puedo más, mientras miro en internet las ofertas de trabajo.

No puedo más, mientras compro y traigo las bolsas del supermercado.

No puedo más, mientras atiendo a la amiga petarda que siempre tiene problemas.

No puedo más, mientras llamo para interesarme por un pariente enfermo.

¿Qué le estás diciendo a tu cerebro?, ¿realmente estás demostrando que no puedes más?

Continúa leyendo ¡NO PUEDO MÁS!

¿QUÉ ES EL AMOR PARA TI?

Para mí, el amor es la energía que mueve el mundo. Hay muchos tipos de amor: la amistad, el amor de pareja, el amor a la familia, a la profesión…

Es aquello que te permite crecer de forma sana, que te hace sentirte seguro para poder explorar abiertamente tus inseguridades, lo desconocido, lo que aún no conoces de ti, con la certeza de que podrás volver con quienes te querrán, aciertes o te equivoques, porque tú eres más importante que las consecuencias de tus decisiones.

Para mí amar es desear lo mejor para el otro,  desarrollarte gracias al encuentro con esa persona y sus circunstancias.

El amor no hace daño, es aceptación, ternura, complicidad, compañerismo y libertad; aún cuando te enfades, llores, te fallen  o te quejes de vez en cuando.

Continúa leyendo ¿QUÉ ES EL AMOR PARA TI?

¿CREES SABER TODO DE TI?

¿Cuántas veces hemos hablado de cosas y hemos tenido que “comernos” más adelante nuestras propias palabras? Me refiero al:

Yo no entiendo a la gente que…
En mi vida aceptaría…
Conmigo podría haber tocado, yo nunca…
Los que hacen tal o cual cosas son unos tarados…
Lo que tú tienes que hacer es…
Yo en tu lugar…

Si no has vivido ciertas situaciones, si tú no eres él o ella, si no posees las mismas cualidades y carencias, … ¿Cómo puedes estar tan seguro de lo que harías o dejarías de hacer?

Continúa leyendo ¿CREES SABER TODO DE TI?