7 RAZONES POR LAS QUE SER O PARECER TONTO COMPENSA

Roderame de personas mejores que yo

Parece que siempre andemos preocupados porque los demás piensen que somos tontos, que decimos tonterías, que no acertamos, que hacemos el ridículo, que no somos suficientemente capaces o inteligentes. Pues bien, reivindico la utilidad de todas y cada una de nuestras cualidades y habilidades (innatas o adquiridas), incluso aquellas que parecen tener mala prensa.

Ser “Tonto/a” entendido como ingenuo o con poco entendimiento, te será muy útil para:

  1. Que otros aprendan. Evitarás anular a las personas de tu entorno, no hay nada más limitante que convivir con una persona sabelotodo o que te impiden cometer errores por una actitud sobreprotectora. Yo me organizo mal con las comidas en casa. Mis hijos desde bien pronto aprendieron a cocinarse algo mientras esperaban a mamá del trabajo o en sustitución a mis “platos prepararados”. Me encanta ver que son tan independientes y tan poco parecidos a mi.
  2. Que no te metan en cotilleos o rumores malintencionados. Mi primer trabajo fue de teleoperadora de noche, ahí descubrí lo útil que era decir que no me había fijado en nada de los filtréos amorosos entre compañeros, rumores laborales, etc. Pronto dejé de interesarle a los que los promovían: “Pareces tonta, me decían, ésta nunca se entera de nada”, me ayudó a llevarme bien con todo el mundo y poder centrarme en mi trabajo.
  3. Que no te den responsabilidades de más, que no quieres ni te apetecen. Soy la pequeña de 5 hermanos, el mayor hizo FP de Electrónica, todo lo que se rompía en casa le tocaba arreglarlo a él, incluidos mis juguetes, llegó un momento en el que no se le daban las gracias por arreglar cosas, sino que le recriminaba las que aún estaban por arreglar, entonces me dije…lo que no quieras hacer, no lo aprendas.
  4. Que te ayuden, incluso disculpen tus errores. Nunca digo que sé, si no sé. Prefiero parecer tonta y preguntar: “Qué significa esa palabra, a qué te refieres con…,¿me puedes ayudar?” a hacerme la interesante y no dar satisfacción al cliente. Es cierto que a veces les generas inseguridad, pero cuando observan la cantidad de información y recursos que puedo proporcionarle precisamente porque he logrado entender lo que me piden, se sienten muy satisfechos y fortalezco con ellos el vínculo de confianza. Como cuando vas al carnicero y te dice: llévate los filetes, o mejor no te los lleves; eso no hace que dejes de ir a la carnicería porque a veces el género es malo, todo lo contrario, sabes que es un profesional honesto y que puedes confiar en él.
  5. Que seas una persona más tranquila y feliz ignorando pequeños detalles que en nada te benefician (ej.: no te enteras de indirectas, ironías). Si de algo puedo estar orgullosa es de conservar amistades desde la infancia, de los colegios, universidadades y trabajos. Me llevo bien con toda la familia, de origen y política. Si llevas la cuenta de todo, es imposible que consigas un núcleo de apoyo tan extenso. Las relaciones demasiadas veces se rompen por pequeños detalles (no me llamaste para la boda de mi hija, no me diste el pésame por mi prima, no me felicitaste por mi cumpleaños…)
  6. Que no te comas tanto la cabeza. Lo que crees que escapa a tu razón, ni te lo planteas. ¿Qué existía antes del Big Bang?, ¿Existe alguna religión verdadera?, ¿Cómo pudieron hacerse las pirámides?, ¿Existen los extraterrestres?, Estoy encantada que haya gente que tenga ganas de hacerse esas preguntas y muchas más para que investiguen y nos lo cuenten después.
  7. Que logres mantenerte humilde. Pocas personas son humildes, porque para serlo, se necesita una autoestima que pocos poseen, es por ello que nos cuesta reconocer que no sabemos, ni estamos en posesión de la verdad cuando discutimos. Acepta que no puedes ser el mejor en todo, y que además, no pasa nada por ello. En la vida unas veces toca dar y otras recibir lecciones de los demás.

No pierdas tu vulnerabilidad. Reconoce tus habilidades, cualidades y capacidades. Acepta sin dolor tu imperfección como la mejor forma de estar alerta,  afrontar el cambio y adaptarte a la vida y sus etapas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica de privacidad en comentarios
Responsable:
Maria del Carmen Camacho Gil
Finalidad:
gestionar y moderar comentarios
Legitimación:
consentimiento del interesado
Destinatarios:
No se ceden datos a terceros, salvo obligación legal. Encargados de Tratamiento fuera de la UE, acogidos a “Privacy Shield”
Derechos:
Acceder, rectificar y suprimir los datos y otros derechos, según se detalla en información adicional. Enviar email a: info@maricarmencamacho.com
Información Adicional:
Puede encontrar información más detallada sobre nuestra política de privacidad aquí