¿Eres feliz?

¿Quién no ha querido tener algo de lo que carece? ser más guapo, más listo, más fuerte, más rico, más valiente… Y es que desear y admirar a otros es humano y normal, la cuestión es ¿por qué deseamos tener esas cosas? Probablemente porque asociamos tenerlo a ser más felices.

Cuando carecer de esas cualidades nos conduce a una desesperante tristeza, nos genera asco hacia nosotros mismos o rabia hacia los que sí poseen dichas cualidades, hablamos de complejos o envidias.

Pero volvamos al origen del argumento, “ser otro” me hace más feliz. ¿Te imaginas que sentirías si tu padre o tu madre te dijeran que desearían tener el hijo o hija de otra persona en tu lugar? Me supone imaginarlo una experiencia  desoladora, cruel e incluso gratuita porque es algo que no va a poder ser.

Algunas personas han tenido la desgracia de ser repudiados por sus progenitores, pero muchas otras que no hemos vivido esa situación, hemos podido experimentar un dolor similar al odiar quienes somos al menos en lo concerniente a alguno de nuestros roles.

¿Y si además quisiéramos ser alguien que ni siquiera existe? Entonces la desgracia está servida, que se lo digan a las personas que padecen trastornos de la alimentación o aquellas que sufren interminables operaciones quirúrgicas con las que nunca están del todo satisfechas.

Si la felicidad dependiera de una sola cualidad, “la venderían en tarritos”, pero la felicidad entendida como emoción que se produce en un ser vivo cuando cree haber alcanzado una meta deseada, no puede sino disfrutarse a ratitos a lo largo de nuestras vidas.

La naturaleza es sabia, y afortunadamente es así para que a lo largo de nuestra vida no dejemos de perseguir nuevas metas y objetivos que nos permitan crecer y evolucionar como especie.

Estamos programados entonces para buscar la felicidad, allí donde se encuentre, real o ficticia, y esa búsqueda tiene un peaje (horas de dedicación, riesgos, renuncias,…)

Científicos y pensadores coinciden en que la felicidad tiene dos caras, por lo tanto sólo se entiende la felicidad si se contrapone a la infelicidad, al igual que no se entiende la verdad sin la falsedad, ni la bondad sin la maldad. ¿Estamos condenados pues a ser infelices para ser felices? Yo no diría tanto, pero si debemos sentirnos carentes para tener motivos de búsqueda y alcanzar cotas más altas de felicidad.

Por definición no podemos aspirar a la felicidad continua, llegar a esa deducción es una razón importante para no atribuirnos falsos problemas en nuestra vida. No podemos estar felices todo el tiempo, y eso no supone ningún problema. Nadie lo es.

¿A qué se refieren entonces las personas que dicen haber alcanzado la felicidad continua en sus vidas?  probablemente a una valoración general positiva de lo que son, de lo que viven y de lo que esperan, seguramente se refieren a tener bienestar.

Bienestar es el no padecimiento, es la salud y la energía suficiente para pasarlo bien. Superarnos a nosotros mismos para no conformarnos con una vida plana de bienestar y alcanzar momentos de felicidad es estupendo; sin embargo sentirnos constantemente desgraciados mientras no se alcanzan esas metas es producto de una actitud perfeccionista o de extrema exigencia que no nos dará mayores cuotas de bienestar ni será garantía de felicidad futura, pues estaremos condenados a la búsqueda sin descanso de la felicidad eterna, una falacia.

¿Te das permiso para celebrar?, ¿te permites disfrutar de lo alcanzado por un periodo de tiempo suficiente?, ¿aterrizas y pones fecha a tus deseos para convertirlos en objetivos? , ¿pones condiciones a tu existencia? ¿sabes qué es lo que deseas y necesitas en tu vida para tener felicidad?

Permíteme decirte que escribir este artículo y saber que lo estoy compartiendo contigo me ha generado una gran dosis de felicidad. Porque la felicidad no te llega, se decide, se busca , se trabaja, se comparte y se celebra.

Gracias por leerlo.

Anuncios

12 comentarios en “¿Eres feliz?

  1. Estoy totalmente de acuerdo en esto, y me pongo como ejemplo, cada día siento esa emoción de mi felicidad que para cada persona es diferente .;):)

  2. Simplemente Maravillosa ! Me ha encantado y justo hoy como anillo al dedo.. muchas gracias Mamen por compartirlo con nosotros.

    1. Me encanta que te encante, la expresión que tienes en tu fotografía es maravillosa, transmites muchísima alegría, quie energía tan bonita y que suerte para los que te rodean. ¿Sabías que el corazón humano es el órgano que genera el campo electromagnético más fuerte que cualquier órgano del cuerpo humano? Además de generar el campo electromagnético más fuerte, el corazón tiene una inteligencia propia (video), por lo que muchos neurocardiólogos se refieren a el como el corazón-cerebro o del quinto cerebro. https://www.youtube.com/watch?v=QdneZ4fIIHE

    1. Suelo trabajar para empresas y las formaciones no son en abierto, sólo si hubiera varias personas de acuerdo para cerrar un pograma privado. No obstante, a través de la asociación On, realizo algunas veces charlas de entrada libre (en mi facebook aparece información cuando es así. Un honor para mi que quieras repetir. Mil gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.