NO SOMOS LOS DE ANTES

Conferencia de amigos, de profesionales, de inquietos, de temerosos pero aun así de buscadores de soluciones para abrirse paso en un momento laboral como el actual.

Esa fue la conferencia a la que asistí el viernes, en los días de celebración de Marzo Mujer en Rivas Vaciamadrid, una conferencia a la que asistían hombres y mujeres, algunos con sus bebés, mayores y jóvenes, unidos por la necesidad de plantearnos un cambio, un movimiento, una salida y con un activo muy importante como única arma, nuestro talento.

Agustina Gómez, colega y compañera de la Asociación ON, fue la encargada de hacernos reflexionar sobre las diferencias entre autoempleo y emprendimiento. ¡Curiosa diferencia!

pensar

El autoempleo es la situación laboral de la persona que crea un puesto de trabajo para sí misma, aporta el capital necesario para ello y dirige su propia actividad. Está limitada por la cantidad de trabajo que es capaz de producir por ella misma en primera persona.

El emprendedor, es la persona que tiene decisión e iniciativa para realizar acciones que son difíciles o entrañan algún riesgo, se necesita un equipo de personas para realizar la actividad que proponen. Su trabajo ya no está limitado por lo que son capaces de producir en primera persona, sus ingresos continúan incluso sin estar presentes.

Un empresario no tiene por qué ser un emprendedor, el emprendedor es la persona que pone las ideas, el empresario/a el capital, las dos figuras pueden coincidir o no.

Recuerdo que hace no tanto, los orientadores laborales preguntábamos: ¿buscas trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia? Y en función de eso trabajábamos de una u otra forma con ellos.

Ahora comenzamos preguntando cosas como ¿qué quieres hacer?, ¿qué se te da bien?, ¿qué te hace feliz?. etc.

Las preguntas han cambiado y las respuestas también. No se trata de lo que puedes hacer, ni siquiera de lo que has hecho hasta ahora, sino de lo que quieres hacer dese el momento presente.

Resulta paradógico que en un momento de crisis laboral no hablemos de lo que puedes, sino de lo que quieres ¿será que nos sentimos más libres ahora?

La libertad consiste en no estar sometido a la voluntad de otros. Un ser social que vive en comunidad se debe a una serie de normas, obligaciones y también derechos. No quiero debatir sobre si existe o no la libertad.

¿De qué voluntades nos hemos librado con la crisis? Quizás de un jefe/a o compañeros insoportables, de un trabajo que no nos gustaba, de un montón de gastos y obligaciones que se han ido al tener que vender o perder bienes, inmuebles o servicios que contratábamos.

Hemos descubierto que aquello sin lo que creíamos que no se podía vivir, no era tan imprescindible.

Hemos empezado a relacionarnos con las personas por lo que son, no por lo que tienen.

Hemos experimentado el placer de aprender adhoc, buscando nosotros la información que necesitamos y que podemos encontrar en comunidades virtuales, redes sociales e internet.

Hemos comenzado a despertar el sentido de la creatividad para llegar a fin de mes, sorprender, hacer regalos, salir de la rutina y ahora incluso…para inventar nuestro propio trabajo.

Es una época próspera para la innovación, para salir de la “caja”, para progresar.

Y ojalá la recuperación económica sea una realidad para todas las familias pronto, y ojalá también esa sed de buscar, de soñar, de crecer, de encontrar y de considerar lo que somos, lo que nos hace felices y lo que hacemos bien no sea “flor de un día”, sino que convierta nuestra sociedad en un verde prado de cambio y progreso porque ya …, no somos los de antes.

Si quieres ser de los vencedores y no de los vencidos continua leyendo: “Quizás la vida no tenga límites, pero nosotros sí”. Mi primer artículo para la revista de ANAC.

Anuncios

4 comentarios en “NO SOMOS LOS DE ANTES

  1. Totalmente cierto. El mundo laboral ha cambiado completamente. Para mi el principal reto es superar ese shock, entre lo que has venido haciendo hasta la fecha y que problablemente se te daba muy bien y de repente tienes afrontar una nueva situación, andas incluso sin rumbo definido hasta que consigues averiguar qué es lo que realmente quieres hacer. Una vez lo averiguas, el camino parece que va abriendose, no sin algún que otro bache, pero ya con horizonte definido.
    Muchas gracias por escribir el post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s