¡MALDITO EGO!

El ego a diferencia de un sano amor propio, se caracteriza por ser esclavo de la apariencia. Nuestro complejo de inferioridad se compensa así con el reconocimiento constante de los demás para sentirnos protegidos y seguros.

El ego es una máscara que nos permite lucir como desearíamos ser y no como somos en realidad. Este ego, nos obliga a mantener una tensión constante que implique ganar a los demás, ser superior a ellos para evitar así que descubran nuestra verdadera inseguridad personal.

Esta máscara necesita halagos, aprobación de los demás, necesita tener el control de las situaciones y personas, quiere tener el poder porque en lo más profundo de su ser hay temor.

Las personas que tienen exceso de ego suelen medir por distinto rasero sus errores de los errores de los demás, máxime si dicha equivocación pone en entredicho la imagen que se pretende aparentar.

“El tamaño del ego de una persona se puede medir en la forma que maneja los errores que cometen los demás”. – David Fischman-

Estas personas, con baja autoestima, suelen ser hipersensibles a cualquier tipo de crítica o consejo, se sienten atacados y la reacción a veces resulta desmedida, ello dificulta sus relaciones personales y terminan por castigar aproximaciones sinceras a su persona, al final los demás, temen la reacción que pueda provocar en la persona cargada de ego y evitan el conflicto con ellas.

Si has descubierto que tu ego te mantiene esclavo de ti mismo, te provoca sufrimiento y conflictos, existen 5 áreas que tienes que trabajarte para conseguir dominarlo:

  1. No te ofendas por todo. No personalices, toma distancia entre la conducta criticada y tu persona. Entre lo que se dice y la realidad. Pon en cuarentena esa información, analízala sin reaccionar con negación o violencia. Lo que te ofende solo contribuye a debilitarte.
  2. Libérate de la necesidad de ganar. Revisa tus creencias, tú no eres tus victorias. No se puede ganar en todas las ocasiones, y no por ello se es malo. No se puede ser todo a la vez, siempre habrá alguien más joven, más guapo, más fuerte, más listo… y no por ello tú dejaras de ser alguien interesante.
  3. Libérate de la necesidad de tener razón. ¿Prefieres tener razón o ser feliz? A veces somos capaces de tomar decisiones que no respetan en principio de la oportunidad y la conveniencia. Un paso a atrás puede servir para avanzar más adelante.
  4. Libérate de la necesidad de ser superior. Aprende a no compararte con nadie ni comparar a los demás. Tu evolución depende de aquello que te coloca hoy en una posición diferente a la de ayer, de tu propia superación personal. Compite contigo mismo para alcanzar tu mejor versión.
  5. Libérate de la necesidad de tener más. Hay quien cree ser aquello que consigue comprar o poseer y entran en una continua espiral de ambición, ya que nunca se posee lo suficiente. Paradójicamente, a veces, es en dar cuando recibimos.
Anuncios

8 comentarios en “¡MALDITO EGO!

    1. Para poder mejorar nuestra autoestima es necesario: conocernos, aceptarnos y autoafirmarnos frente a los demás (defender nuestros derechos). El lema de una persona con una sana autoestima es: “yo me quiero y me valoro”, que en nada quiere decir soy el mejor. Todos podemos amar a alguien sin necesidad de que sea perfecto. ¿por qué nos exigimos a veces la perfección para darnos el permiso para querernos un poquito?
      Las personas que tienen baja autoestima suelen tener dos posibles lemas: “yo me quiero y me valoro si me quieren y me valoran los demás” (propio de personas pasivas o inhibidas que anteponen siempre los derechos de los demás a los propios y cuya máxima es evitar conflictos), y otro posible lema sería: “yo me quiero y me valoro si gano a los demás” (propio de personas más agresivas, que tienden a no reconocer los propios fracasos y que compiten, entrando en conflicto, con los demás). Las personas con baja autoestima están orientadas hacia la aprobación de los demás, y evitan la crítica (no provocándola o rechazándola por sistema, dependiendo de si nos encontramos con un estilo de comportamiento más pasivo o más agresivo, pero en cualquiera de los dos casos decididamente con problemas de baja autoestima.
      Respondiendo a tu pregunta, el conocimiento verdadero de uno mismo es más favorable en casos de niveles sanos de autoestima. Gracias por tu comentario y tu tiempo Encarna.

  1. ¡¡Vaya!! Mi lema siempre ha sido ni me quiero ni me valoro.
    Por eso me cuesta tanto dar esos pequeños pasitos o acercarme a la gente. Sé que tengo distinta vara para medir a los demás que a mí misma y eso no es sano. Me exijo demasiado y nunca estoy contenta con la que hago, lo considero basura. Y, a estas alturas, ya no sé cómo combatir y cambiar esto…
    Sin embargo, sí soy capaz de valorar el trabajo de otros y otorgarle el valor que tiene, el esfuerzo y dedicación que ponen en ello. Ya te lo comenté en otra parte. Tu artículo, como todos, me ha tenido pensando y mucho, reflexionando sobre cómo ha sido mi vida hasta ahora. Sé que he de cambiar, estoy en ello. Pero sabes, tan bien como yo, lo difícil que es cambiar conductas aprendidas durante tantos años…

    Aunque gracias a la ayuda recibida durante estos años, tanto en persona como por aquí, etc… reconozco que voy saliendo poco a poco de ese pozo. Gracias por ser como eres y compartir con nosotros parte de ti. Por prestarme una mano amiga siempre que lo necesito.

    Y por ser la impulsora a este mundo virtual, la que me animó e insistió a que me adentrase en esta aventura de compartir experiencias con más personas, no lo dudé ni un solo momento cuando me lo dieron. Fuiste la primera persona que pasó por mi mente para nominarte al Premio mejores amigas blogger.
    http://lunnaris81.blogspot.com.es/2015/05/premio-mejores-amigas-blogger.html

  2. Como ejemplo de las consecuencias nefastas para la persona y para su entorno, cuando de lo que padece es un mal ego, sugiero la lectura del libro de Paul Watzlawick: “El Arte De Amargarse La Vida”, Ed Herder, 2003.

    Saber manejar adecuadamente el propio narcisismo, tanto por defecto como por exceso, es uno de los mayores problemas costantes en la propia vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s