¡Odio cometer errores!

¡Cómo odio cometer errores!

Si estas leyendo este post, seguramente sea porque te pasa como a mi, pero ¿a quién le gusta cometer errores?

Obviamente a nadie nos gusta cometer errores, pero algunos entienden que es el precio que hay que pagar por vivir, por emprender, por enamorarse, por tomar decisiones en definitiva. Y es cierto, cualquier decisión conlleva un riesgo.
Pero es que algunos, odiamos de verdad el hecho de cometer errores, y esa adversión va mucho más allá de las consecuencias racionales de las mismas.

¿Qué puede suceder si eljo un vestido, un plato, un deporte…, y no cierto con la elección?

¿Qué puede suceder si elijo comprar una casa, un coche, un trabajo, … y no acierto con la elección?

¿Qué puede suceder si elijo tener hijos, hacerme una operación estética de embergadura o cualquier otra decisión que tendrá consecuencias de futuro o para terceros?

Tener dudas, temores, ansiedad ante la posibilidad de fallar es hasta cierto punto lógico si pensamos en las posibles consecuencias de nuestros actos. Ahora, te pregunto:

¿Te parece lógico darle tantas vueltas a todo, sean importantes o no las consecuencias? ¿qué es de verdad lo que te estás jugando?

Reflexionemos sobre lo que es, o no es, un problema para ti o para mi.

Todo lo que tiene solución, deja de ser un problema, ¿estás de acuerdo? Si puedes resolverlo con tiempo, dinero, conocimientos o reposición… pues tampoco es para tanto. Si te preocupa en demasía es porque equivocadamente asocias el éxito o el fracaso de un acto puntual a tu valía global, por ejemplo: si digo una tonteria soy un tonto, si cometo un error profesional soy un incompetente, … entonces, ¿si bebes un día, eres un borracho? Juzga tu actuación, no tu persona.

Todo lo que no tiene solución, tampoco es un problema en sí. La propia muerte, el deterioro físico, el dolor (que no el sufrimiento), etc. es parte de la vida, no es un problema, problema es no aceptarlo. Hacer lo que está en nuestra mano para contrarrestar las consecuencias o frenar su llegada es un reto.

Si hasta aquí estas de acuerdo ¿qué es un problema para ti? Para mi es sobre todo algo que me crea malestar interno. Y ese malestar es absolutamente subjetivo, por eso he decidido desde hace unos años, tener menos sensación de problema, y la verdad, soy más feliz y sobre todo, tengo menos ansiedad, lo que me permite arriesgar y poder tomar decisiones con mayor campo de visión.

Yo no naci siendo profesional de la psicología y, como todo el mundo, he sufrido también mis crisis personales. El miedo a cometer errores era algo que antes me paralizaba. La psicología y el coaching me han ayudado mucho a detectar mis creencias limitantes y a transformarlas en otras más apropiadas para mi dicha y mi desarrollo.

Voy a compartir con vosotros, algunas de ellas.

Miedo a cobrar como profesional. CREENCIA LIMITANTE: No estafo ni puedo causar daño alguno si hago un favor y no un trabajo profesional por el que deba rendir cuentas. FALSO, el verdadero impacto está en el trabajo realizado, no en el dinero que pueda costar, que en ningún caso está fuera de Mercado. CREENCIA NUEVA: Los profesionales, como las personas nos podemos equivocar y eso no nos convierte en malas personas ni en malos profesionales. La preparación teórica y el desarrollo práctico es parte del proceso de excelencia, no existe certificación como todopoderoso.

Miedo a ser mediocre. CREENCIA LIMITANTE: Lo que no se te da bien, mejor déjaselo a otro, nadie tiene por qué sufrir las consecuecias de tus debilidades. Debemos ocuparnos de desarrollar nuestros talentos para nuestra satisfacción, sentirnos mediocres provoca frustración. FALSO: Los demás ya sufren las consecuencias de que tú evites realizar ciertas actividades. Llevar una vida mediocre y limitada es no saber conducir, no saber cocinar, no saber expresarte… y que tengas que depender de otros. CREENCIA NUEVA: Toda habilidad que se practica, se mejora. Si va a hacer comparaciones que sean contigo mismo antes y ahora ¿verdad que has avanzado?

Miedo a defraudar. CREENCIA LIMITANTE: Si no soy lo que los demás esperan de mi, dejarán de quererme y me veré solo. FALSO: El por qué queremos o no a las personas nada tiene que ver con sus caracteristicas o competencias personales, eso será admiración, el amor es otra cosa ¿o acaso cambiarías a tus hijos o padres por otros con más títulos universitarios, más condecoraciones o más habilidades profesionales? Ellos tampoco lo harían. CREENCIA NUEVA: Debo estar orgulloso de mi por intentar superarme, quien me quiere de verdad lo seguirá haciendo a pesar de los errores que pueda cometer por buscar mi felicidad, si no lo hace, quizás no me quería tanto como yo creía, mejor darme cuenta y no condicionar mi vida a esa persona.

¿Sigues odiando cometer errores? Yo también. Ja,ja,ja. Pero ¡bienvenidos sean a mi vida! a pesar de todo.

Puedes visitar mi web en http://www.maricarmencamacho.com

Slide1

Anuncios

4 comentarios en “¡Odio cometer errores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s