Ojos de Navidad

Estamos en Navidad, y seamos creyentes o no, lo cierto es que nuestra vida se altera al llegar la Navidad.

  • Los comercios se visten de gala y tienen la esperanza de levantar el año con sus ventas.
  • Los niños toman vacaciones y sueñan con juegos, diversión y fantasía.
  • Los adultos retomamos relaciones familiares y hacemos esfuerzos por conservar la armonía y la paz alrededor de una mesa de celebración.
  • Las empresas ocupan parte de su tiempo en felicitar el año nuevo a sus clientes más fieles.
  • La sociedad en general es más sensible a las cuestiones sociales y tienden a ser más generosos con los más necesitados en estas fechas.
  • Es también época de “mirar atrás”, recordamos a nuestros muertos e incluso hacemos un balance de nuestro último año.
  • Sentimos que un tiempo acaba para empezar algo nuevo con la esperanza de que sea siempre mejor que lo que dejamos atrás, etc.

Después de mi infancia, recuerdo el día que renació la Navidad para mi. Mi hijo tenía 1 año y medio, y le bajé a la cabalgata de Reyes, jamás olvidaré sus ojos… sorpresa, emoción, alegría, curiosidad, incredulidad, … fue algo indescriptible que no pude compartir con nadie ese día, estábamos solos.

Desde entonces, busco esos ojos, “ojos de Navidad”,  en mis relaciones profesionales y puedo decir, que tengo la inmensa suerte de poder verlos de nuevo en cada insight, en cada triunfo, en cada reencuentro, en la superación del miedo, en cada sediento de atención y cariño cuando se siente finalmente comprendido por alguien.

En la actualidad, prácticamente todas las Iglesias cristianas históricas (Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana, diversas Iglesias protestantes, etc.) otorgan a la solemnidad de la Natividad o Navidad una importancia tal que se la antecede de un tiempo de preparación, el Adviento, de la misma forma que la Cuaresma constituye el tiempo de preparación para la Pascua.

Quiero centrarme en una idea muy aprovechable de este último párrafo (extraído de la wikipedia).  La existencia de dos etapas previas a la celebración:  “Tiempo de Preparación” y “Tiempo de Esperanza”.

Ayer, participé en el HAPPY DAY dentro del Proyecto WomanWeek por mi vinculación con la Asociación ON y en colaboración con Luces deMadrid. Y volví a encontrarme con esos “ojos” en algunas de las mujeres empresarias y emprendedoras que contaron su recorrido hasta llegar a empoderarse, tras cientos de visicitudes que retrasaron su llegada a la situación presente.

la foto 3

Se me erizó el vello cuando se pasó el micrófono al auditorio y contaron como sus proyectos no estaban exentos de riesgos, preparación y esperanza, de trabajo y esfuerzo, y también de una enorme emoción ante los resultados pese a la crisis. Se animaban unas a otras bajo el mensaje de “¡se puede!, si confías en ti”.

Con todo mi amor, os deseo a todos y todas en estas fiestas algo más que unas felices Navidades.

Deseo que vuestros “ojos” sean reflejo de satisfacción por el trabajo realizado, de esperanza por alcanzar vuestras metas, de alegría por el disfrute del camino, de energía renovada por el descanso y de inocencia por lo que aún os queda dentro, del niño/a que fuísteis. 

Sí inocencia digo, porque la utopia tiene algo de inocencia, y sin cierto grado de utopía, según palabras de Anatole France, no existe el progreso ni el diseño de un futuro mejor.  Me suscribo.

Un abrazo.

Anuncios

2 comentarios en “Ojos de Navidad

  1. Me ha servido de mucho tu artículo y tu visión, Maricarmen. Yo tengo esos ojos de Navidad cada año, a veces se apagan por el choque con la realidad, pero sigue siendo para mí una época de nacimiento de la luz y de volver a la inocencia de la utopia y del entusiamo y la capacidad de sorpresa de un niño. Curiosamente, mi propio terapeuta ha intentado convencerme de q es una visión errónea, de q son unos días “cualquiera” y de q las próximas navidades es mejor q me “escape” con un viaje, por ejemplo, en lugar de arriesgarme a sentirme frustrada. Me he sentido mucho más comprendida al leer tu artículo. Gracias, de corazón.

    1. Gracias a ti Loren por tus palabras, valora riesgos y beneficios y toma aquella decisión que más te convenga. Todo lo que nos sucede se produce en el presente. El pasado solo es ya un recuerdo y nada se puede cambiar de él. Tu presente serán tus recuerdos de mañana, si no te gusta tupasado, cambia tu presente. Si quieres alcanzar un futuro, cambia tu presente. No te frustres, busca las oportunidades del hoy. Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s