LAME TUS HERIDAS Y PROSIGUE CAMINO

Si te empujo, te muevo.

Si te apuñalo, te hiero.

Si te hablo duramente ¿te lastimo? Depende del poder que tú me des a mi.

Si te sientes mal por mis palabras, eres tú quien me das permiso para causarte ese dolor.

Que yo te llame “inculto”, “fracasado”o “egoista”, no te convierte en tal. Ser inculto es mucho más que no saber responder a una pregunta. Cometer un error no te convierte en fracasado; y que a veces, consideres que tienes derecho en ser el primero en recibir, no te transforma en un ser egoista.

A veces, los demás también se equivocan en sus apreciaciones, ¿por qué va a ser más importante su opinión que la tuya?

A veces, un hecho o incluso varios, no te convierten en alguien distinto. Puedes coger una borrachera y no ser un borracho.

A veces, los demás tratan de convencerte de que eres inferior a ellos sólo para sentirse superiores a ti.

A veces, lanzamos palabras duras como respuesta a un ego lastimado e incluso a un deseo de ajustar cuentas pendientes.

Y también a veces, esas palabras hirientes, están cargadas de verdad, de información útil y valiosa en algún porcentaje, y te permitirá ser mejor si te quedas con el fondo y no con la forma (difícil ¿verdad?)

A mayor confianza en ti mismo, más autoestima y paz interior, mayor probabilidad de que seas una persona receptiva a las críticas, que sepas relativizar las mismas y puedas aceptar aquello que crees te aporta en tu desarrollo personal (rechazando con entereza aquello que no habla de ti sino de quien las emite).

Abraza el error pues te permite aprender.

Abraza la duda, pues te hace reflexionar.

Abraza el dolor, puesto que te avisa de aquello que es importante conservar para ti.

Si necesitas consuelo, acude a aquel que te quiere incondicionalmente para que te consuele y te mime.

Y si eres tú , tu mejor amigo ¡qué suerte tienes! Lameras tus heridas y proseguirás camino.

levantarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *