GESTIÓN EMOCIONAL: DESESPERANZA VS. PACIENCIA Y ACCIÓN (5/9)

5º FRENO: LA DESESPERANZA

Generalmente, las personas se sentirán más expectantes en los inicios de su nueva actividad profesional. Si no obtiene los resultados que espera dentro de sus expectativas aparecerán sentimientos de desesperanza y los pensamientos de que nunca podrán conseguir sus objetivos.

En general, las personas somos impacientes. Desde niños tenemos que aprender, y pobre del que no lo aprenda, a esperar, a perseverar, a esforzarnos y luchar por conseguir nuestras metas.

Las cosas no son ahora o nunca, si bien es cierto que cuando deseamos algo con mucha intensidad cualquier espera se hace “eterna”.

EMOCIÓNES PALANCA: PACIENCIA Y ACCIÓN

Dicen que “no hay mal que 100 años dure”, lo que desde luego no hay es “cuerpo que lo aguante”.

La paciencia, que no es lo mismo que resignación, significa tranquilidad para esperar con la serenidad y la confianza de saber que “todo llega”.

PACIENCIA

Las personas que confían en sus capacidades, son capaces de verse “haciendo cosas”, “logrando metas” y “disfrutando de ellas”, cuando imaginan su futuro.

El mejor remedio contra la deseperanza es el de repetirse a uno mismo que “cada intento fallido es un paso más hacia el logro del objetivo”.

La diferencia entre soñar y plantearse objetivos es que en el primer caso “deseo” y en el segundo “actúo”.

La espera ya encierra en sí misma la semilla del optimismo. Espero porque pienso que va a llegar o puede llegar aquello que anhelo.

Los seres humanos somos seres optimistas por naturaleza. Somos probablemente los únicos seres vivos que tenemos plena conciencia de que, hagamos lo que hagamos, moriremos un día y todo quedará aquí; sin embargo vivimos como si fuésemos inmortales y hacemos planes continuamente.

El esfuerzo, el cansancio y los no resultados, son al trabajo lo que el sudor y las agujetas al deporte, están ahí como daños colaterales pero no son síntomas importantes que reflejen ningún problema, simplemente son respuesta “normal” a una actividad que se realiza ¿y qué es lo que queda de todo eso? Beneficios, sin duda.

Anuncios

7 comentarios en “GESTIÓN EMOCIONAL: DESESPERANZA VS. PACIENCIA Y ACCIÓN (5/9)

  1. Creo que parte del origen de la desesperanza en un nuevo emprendimiento, trabajo o relación, puede explicarse por la sobreestimación que realizamos a priori de iniciar una actividad o comenzar una relación. Esa situación implica; en algunos casos; esfuerzos personales tendienes a cambiar entornos o personas, que por lo general no prospera, e induce a la insatisfacción. Generamos aproximadamente 60000 pensamientos diarios de los cuales el 90% son negativos, originados en nuestra estructura reptileana del cerebro la mas antigua y primitiva, relacionada a la supervivencia, reforzada por los ” no “de nuestros mayores cuando eramos niños. Es por ello que necesitamos generar pensamientos positivos, enfocarnos en las acciones para disminuír la anciedad, no perder la paciencia y mantener un estado de búsqueda permanente.

    1. Es interesante que menciones la importancia de rodearse de buenas personas, sin duda es una gran compañía y apoyo en la vida. Espero y deseo que cuentes con ellas. Me pregunto si es por no confiar en la bondad del ser humano que algunas personas se precipitan a solventar sus obstáculos con medidas no basadas en la paciencia precisamente. Gracias Emilio por tu reflexión.

  2. Me ha encantado la comparación con el deporte, la actividad física o el movimiento físico del cuerpo es un claro de ejemplo de lo que supone el esfuerzo y la paciencia para conseguir los objetivos… Por mas que corras en 24 horas, no ganarás fondo en un solo día… Solo la constancia de correr con una buena planificación te llevará a conseguir el objetivo, ganar fondo… Anda aplicate el cuento¡¡ jijijiji Un beso Mamen, me encanta las cosas que escribes 🙂

  3. Maricarmen, totalmente de acuerdo con Rosa en que es genial la comparativa del “sudor y las agujetas”!!! La perseverancia junto a la paciencia, son las claves para lograr lo que se desea. Muchas veces hay que saber esperar, y otras hay que saber actuar, y el discernir entre una y otra, el probar una u otra, el combinarlas de una manera genial, es lo que marca diferencia en muchas personas que logran grandes éxitos. Al final, se trata de fluir con la vida. A veces hay que ir a gran velocidad, con fuerza, como el agua en los rápidos, y otras disfrutar de la calma de desplazarse lentamente, hasta llegar a una preciosa cascada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s