“COMO AUTOLIDERÉ MI VICTORIA FRENTE AL MIEDO”. ESTA ES MI HISTORIA, ¿CUÁL ES LA TUYA?

Me saque el permiso de conducir a los 38 años, justo cuando pasaba un momento personal duro que tenía que aceptar y en el que yo no podía influir mucho. NECESITABA UNA VICTORIA PERSONAL que me compensara de aquello, UN RETO. (Nota: Si no tienes ganas de saber los detalles pasa al resumen numerado del final)

¿POR QUÉ NO LO HICE ANTES? Me daba miedo conducir y estaba convencida de que aunque me sacara el carné nunca lo utilizaría después por miedo a perderme, al ridículo o a hacer daño a otros. Mi amor propio me impedía que eso sucediera y prefería evitarlo.

Imagen

¿Qué pasó? CIRCUNSTANCIAS: Cambie de residencia a una ciudad más pequeña con pésimas condiciones de transporte público, eso limitaba mis posibilidades de trabajo (algo que me encanta hacer). Mi marido compró un GPS y observé su eficacia, pusieron una autoescuela debajo de mi casa por la que tenía que pasar obligatoriamente todos los días. Anímicamente estaba triste, aburrida y sola. Decidí que necesitaba una rutina diaria para salir a la calle y evitarme el aislamiento, siempre me gustó escuchar y estar rodeada de gente.

ME PLANTEE LOS BENEFICIOS A CORTO PLAZO  Y COMO ÚNICA META DAR UN PASO MÁS:

“Por un gasto fijo, diariamente escucharé una clase de conducir el tiempo que sea necesario hasta que tenga 0 fallos en los test.  Ese será mi único objetivo. Si lo consigo, pensaré en el siguiente”. Fui constante pero nunca tuve prisa ni me presione (ya tenía bastante con otras cosas). Al año y medio (¡sí, has leído bien!), me presenté al examen y aprobé a la primera.

Entonces pensé en mi segundo objetivo: “Daré clases hasta que pueda controlar mi miedo o se me acabe el dinero . No arrastraré un Y SI el resto de mi vida, soy ganadora  sólo por intentarlo y enfrentar mis miedos. Aprobar o no,  sólo es un resultado, perder el miedo es mi objetivo, conducir es la excusa”.  

Di 70 clases prácticas (¡has vuelto a leer bien!), me presenté y aprobé a la primera de nuevo. Para mí era un sueño haber llegado hasta allí, estaba tan feliz que desentonaba con el resto (ya jamás me podría arrepentir de no intentarlo).

ME OBLIGUÉ A CONTINUAR DANDO PASOS:

Cogí un trabajo a 15 km de casa en un lugar donde no llegaba el transporte público para obligarme a coger el coche diariamente y en cualquier circunstancia. “¡No más excusas!”.  Era una carretera poco transitada hasta un polígono industrial, pero aún así, no fue fácil, el primer día tarde 2 horas en llegar porque me perdí y muchas más peripecias que no contaré ahora. Cuando llegué dije victoriosa, “Sé que es tarde y no os explicáis como me he podido perder, lo lamento, acabo de coger el coche sola por primera vez en mi vida y estoy feliz de haber llegado por fin, lo iré haciendo cada vez mejor, estoy segura”

DECIDÍ QUE ERA MÁS IMPORTANTE LO QUE YO PENSARA DE MÍ, QUE LO QUE LOS DEMÁS PENSARAN:

Nadie creía que fuera capaz de conseguirlo. Hasta el profesor me confesó una vez que si no hubiera sido por mi actitud positiva y decidida me hubiese pedido que abandonara porque él mismo estaba frustrado de mi lento avance. Ahora soy la musa de la autoescuela, he dejado huella porque siempre anima a los más torpes con mi caso. Con todo lo que me he esforzado en mi vida por causar buena impresión (de competencia y profesionalidad), y es en mi debilidad donde adquiero mayor reconocimiento y por lo que se me recordará. Ja,ja, ¡Las cosas de la vida!

“Si has aguantado mi batallita” hasta aquí, te resumiré lo que aprendí, por si te inspira a ti también a liderar tu batalla frente al miedo:

1.- Nunca digas no puedo, di tan sólo que no lo has intentado lo suficiente o no es un deseo ardiente para ti aún.

2.- Cuando el momento llega, te das cuenta. Aprovéchalo.

3.- Aunque las circunstancias ayuden, tú eres el único responsable de dar un paso más. Lo que no hagas por ti, nadie lo hará. No busques culpables.

4.- Cuando el miedo te paralice, divide tu propósito en subtareas muy, muy sencillas que sí seas capaz de afrontar. (Ej,; entrar a preguntar precio, hacer matricula, asistir a la primera clase teórica, hacer el primer test, acudir a la primera clase de conducir, sentarme en el asiento y escuchar las instrucciones del profesor…)

5.- No pienses demasiado, tan sólo hazlo, y felicítate por haberlo hecho. ¡Puedes estar orgulloso de ti!

6.- No caigas en el simplismo de bueno-malo, el resultado de tus acciones son sólo eso, resultados, ni fracasos ni victorias.

7.- No te creas todo lo que te dicen, rodéate de un círculo íntimo positivo, y si no es posible, simplemente no se lo cuentes a nadie. No necesitas ni su aprobación ni su consuelo, con toda su buena intención, pueden no ayudarte. Estas librando una batalla frente a tus miedos y ¡es emocionante!

8.- Nunca olvides que enfrentar tus miedos tiene recompensa segura, querrás enfrentar cada día más, y te darás cuenta de que ni tú mismo sabes de lo que eres capaz hasta que lo intentas.

¿CUÁL HA SIDO TU MAYOR MIEDO Y CÓMO LO VENCISTE? Seguro que nos inspira a todos saberlo. Lo espero en comentarios. Gracias.

Anuncios

2 comentarios en ““COMO AUTOLIDERÉ MI VICTORIA FRENTE AL MIEDO”. ESTA ES MI HISTORIA, ¿CUÁL ES LA TUYA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s