“AGOSTEANDO”: ¡NECESITO DESCANSAR Y DIVERTIRME!

De nuevo el mes de agosto llega para permitir (a unos) y estimular (a otros) el cambio de rutinas.

Las vacaciones nos permiten:

– Flexibilizar los horarios.

– Darnos pequeños caprichos.

– Recuperar hobbies.

– Relacionarnos más con otras personas.

– Descubrir nuestra piel y aumentar el contacto con ella.

– Conocer sitios nuevos.

– Vaguear y ocupar el tiempo con tareas improductivas.

– Poner al día tareas pendientes.

– Reflexionar sobre el ritmo que llevamos durante el año.

Las vacaciones son tan deseadas que solemos planear anticipadamente qué hacer con ellas, así por ejemplo decidimos: “¡Cuándo lleguen las vacaciones pienso hacer…! (deporte, actividades de ocio, etc.)- Y de nuevo, al acabar las mismas, nos hacemos planteamientos de mejora: ¿A partir de septiembre …! (comenzaré un curso, mandaré CV, haré dieta, etc.)

Las vacaciones suponen un tiempo “para nosotros”, para nuestro descanso y disfrute, aunque en ocasiones, el cambio de rutinas y la dificultad para desconectar nos impiden aprovecharlas al máximo.

¿Nunca te has sorprendido de mal humor, nervioso o irritable en tus primeros días de descanso?

Somos animales de costumbres y los cambios en general resultan estresantes, máxime si no tenemos suficientes recursos para adaptarnos a ellos. Por ejemplo:

– Convivimos distintas familias en un pequeño apartamento para reducir gastos.

– Visitamos otros países y nos autoimponemos recorrerlo en pocos días cambiando: idiomas, comidas, horarios, etc.

– Nos aburrimos con tanto tiempo libre, porque no somos capaces de crear con imaginación y voluntad momentos de ocio y aventura.

Sé de personas que incluso están deseando que llegue septiembre para que los niños vuelvan al colegio y ellos a sus trabajos, que es lo que verdaderamente les motiva y les hace felices.

Mi reflexión hoy es: ¿Por qué nos cuesta tanto adaptarnos y después abandonar las vacaciones? Quizás la respuesta se halle en nuestro desequilibrio de vida, donde pasamos del todo al nada y a la inversa.

¿Has pensado por qué tu vida es así? Quizás:

Falta de voluntad. Terminas abandonando tus planes de aprendizaje o deporte por falta de compromiso. Busca una academia, un gimnasio o simplemente un grupo de amigos que “tiren de ti”.

Cansancio físico. Cuida tu alimentación, tus horas de sueño, tu hidratación,… para rendir más y dar lo mejor de ti.

Falta de ilusión. Plantéate objetivos nuevos, ponles fecha y recuérdalos a menudo escribiéndolos en tu espejo, en tu agenda o en un imán en la nevera (si lo acompañas de una imagen que haga alusión al objetivo mejor).

Preocupación excesiva. Ocúpate de una vez y pon solución a lo que te “come por dentro”.

Rigidez mental. ¿Quién dijo que los sábados toca compra de la semana y los domingos por la tarde descanso? Reinvéntate, plantéate nuevas rutinas . Déjate sorprender y deja un espacio para la aventura. Todos los días son perfectos para que te suceda algo inolvidable.

¡Felices vacaciones!

IMG_0146

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s