¡NO TE VEO, PERO TE HUELO!

Esta mañana me di cuenta de que el arenero de mi gato olía mal. Llevaba varios días sin cambiarla. Quise pensar que una semana de mucho trabajo me excusaba.

¿Qué hubiera sucedido de haber tenido el arenero en el salón y no en la galería? Probablemente me habría percatado antes de que convenía cambiarla, e incluso me hubiera molestado más al olfato o a la vista.

Reflexionando sobre este dato, me di cuenta de más similitudes.

Por ejemplo:

  • Cuando se aproxima el verano, se venden más productos de belleza (depilatorios, anticelulíticos, adelgazantes, bronceadores artificiales, etc.). Hay que quitarse los pantalones y las camisetas para ir a la piscina, de repente esos pelos o kg de más molestan el doble.
  • Cuando somos conscientes de que más personas nos van a mirar o nos pueden comparar (una boda, mi cumpleaños o cualquier otro evento social) tratamos de prestar más atención al aspecto personal.
  • Cuando tenemos que hacer la declaración de la renta, o presentar una memoria, hacer un examen, etc. Dejamos de posponer, nos marcamos un plazo y somos más conscientes de lo que hemos hecho bien o mal para llegar a tiempo y forma a los plazos.
  • Cuando tenemos una casa grande con muchos armarios, guardamos más cosas innecesarias que cuando tenemos casas pequeñas donde hay que priorizar más que conservar por cuestión de espacio.

  ¿Qué te dicen a ti estos datos?

A mí me da que pensar varias cosas:

no te veo pero te huelo

1.- Lo que no veo, no existe.

2.- Lo que veo, y además ven más personas, adquiere una mayor relevancia entre mis prioridades.

3.- Si además, voy a ser “medido” o “juzgado” por ello, estoy dispuesto a hacer un plus de esfuerzo.  

4.- Lo que no molesta, “no se mueve”, siempre podremos abordarlo, …en otro momento.

Social y políticamente podrían tener muchas lecturas estos datos. Es obvio que cuando los medios de comunicación se hacen eco de una noticia (manifestaciones, testimonios, denuncias, etc.) las mismas circunstancias adquieren una dimensión y una movilización de los responsables distintas.

Es responsabilidad de todos:

1.- No ignorar lo que sucede.

2.- Tener hábitos o procedimientos para conseguir que lo que no se ve pero sí es preciso abordar, se aborde.

¿Estás contento con tu vida en pareja?, ¿estás motivado en tu trabajo?, ¿tus relaciones sociales son satisfactorias?, ¿cuánto tiempo llevas posponiendo hacer algo que te ilusiona?, ¿cuidas tu salud?, ¿eres consciente de cómo van tus asuntos financieros?, …

No pensar sobre ello, no quiere decir que no esté sucediendo y quien sabe…si no lo abordas, tal vez te llegue pronto un cierto “tufillo”.

Anuncios

6 comentarios en “¡NO TE VEO, PERO TE HUELO!

  1. Mamen, que sagaz eres y que fino hilas, la verdad es que muchas veces interesa negar lo evidente, dando lugar a vivir en el engaño, enterrar la cabeza en tierra como hace el avestruz, y negarse así mismos que la economía esta mal,que se tienen kilos de más, pero en fin ¡que no es para tanto!
    ¿y de los pelos? ni te hablo.
    Se vive mucho de la dejadez,de la irresponsabilidad,del olvido intencionado,y la sin razón de la ceguera, a todos los niveles,socio políticos, sociales,y no digamos de pareja,sobre todo en la clase
    política,a un que cornudos hay los, en todos los sitios.

    No se, si te arrancare una sonrisa, si es así, estamos en la misma honda, y si no, es que no te he
    entendido.

    De cualquier manera para mi es una gozada compartir tus articulos, y sobre todo tu sincera
    amistad, Yo si se dónde radicas.

    Un fuerte abrazo y besos, saludos para todos los tuyos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s