¿TE DEJAS QUERER?

¡Eh, tú!

¿Qué te pasa que no terminas de aceptar el afecto de los demás?

Quizás pienses:

          Que no lo necesitas

          Que no lo mereces

          Que no es sincero

          Que te hace vulnerable

          Te asusta lo que sientes

          Te hace sentir incómodo porque no estás acostumbrado

          Tienes miedo de que te guste y luego no puedas pasar sin ello, etc.

La lucha interna suele estar en dos frentes: contra los sentimientos de uno mismo y contra los de la otra persona.

Hay personas que están necesitadas del amor de los demás, hasta tal punto que desean ser rescatadas por otros para vencer su tristeza y la ausencia de amor que sienten por sí mismos. En ocasiones, esa necesidad de amor les hace demasiado complacientes o por el contrario personas celosas y posesivas, en ambos casos terminan por provocar lo que tratan de evitar, el abandono.

Otras se sienten vulnerables cuando aceptan que necesitan de los demás y juegan a la provocación. Prefieren provocar el temor o la ira de los demás, ya que su reacción es sinónimo de poder sobre los demás, y eso también puede ser contemplado como una fuente de valoración personal.

Hay personas que tienen miedo porque han sufrido desengaños y les costó tanto recuperarse (si es que se recuperaron algún día) que no quieren pasar de nuevo por lo mismo. Tienen por tanto una actitud defensiva y traumática.

Las personas con baja autoestima y cierto grado de timidez, se sienten incómodos cuando los demás les expresan sus afectos, ya que no se sienten merecedores de ellos al compararlos con los sentimientos y pensamientos que tienen acerca de sí mismos.  Suelen contestar con un “tú sí que …(Y LE DEVUELVEN EL HALAGO)”  o le quitan importancia.

Si aceptáramos el afecto, expresado de múltiples maneras (reconocimiento, halagos, expresiones físicas….) como un regalo ¿Cómo actuaríamos si fuéramos bien educados y agradecidos?

Contestaríamos simplemente GRACIAS, y lo expresaríamos con reciprocidad (con una sonrisa o palabra amable)

¿Se puede rechazar un regalo? Claro que sí, sobre todo cuando significa MANIPULACIÓN. Te regalo para que tú te sientas en la obligación de hacer por mi algo que no quieres.

¿Quieres recibir muestras de afecto? El afecto llama al afecto, comienza a ofrecerlo tú. Y si es en forma de halagos, mejor si sigues estos consejos:

1.- Que el halago sea sincero. Todos tenemos algo bonito que destacar ¿por qué inventar?

2.- Que sea específico. Cuanto más “adornamos” los halagos o más generales son, menos fuerza y credibilidad transmiten.

3.- Que sea próximo al hecho que lo provoca. Si no viene a cuento, se recibirá con desconfianza.

4. Asume el halago como tu opinión personal, utilizando mensajes YO. “A mí me gusta de ti…”, si es tu opinión no importa que no coincida con la del otro, si quiere que lo tome y si no qué lo deje, la intención es lo que cuenta.

5. No te arrepientas de dar afecto a los demás.  “El amor es lo único que crece cuando se reparte”. Antoine de Saint-Exupery

Os dejo por hoy, con un precioso video lleno de ternura. Espero que os guste tanto como a mi.

Anuncios

9 comentarios en “¿TE DEJAS QUERER?

  1. Hola Mamen,

    ya lo he ledo nada ms verlo en facebook a travs de chusa. Le he dado a compartir diciendo que es de mi cuada para pasar la voz o los ojos a mas lectores.

    Gracias por compartirlo.

    Espero al siguiente

    Yo estoy trabajando en mi ltima escena de mi curriculum, en cuanto lo termine te lo mando.

    Besos

  2. buffff…. a oscuras en el salón, despues de catorce horas de batalla diaria y tras las torturas habituales del día a día…
    … es un soplo de aire fresco ver, oir…. y sentir… en la soledad.

    GRACIAS ¡¡¡

    Estos tres minutos insuflan ganas de continuar. Multiplicate por un millón y cuélate en los ministerios, en las comisarías, las cárceles, el congreso, los consejos de dirección, las cúpulas sindicales, el europarlamento, la Moncloa y en el cuarto de baño de “la Merkel”… (*) hacen falta personas como tú en este país y en los paises vecinos.

    ( * ): y tambien en casa de mi vecino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s