¿QUÉ FRUTOS ESPERAS EN TU ÉPOCA DE INVIERNO?

De regreso a casa esta mañana, observaba los distintos árboles de mi plaza.

Los hay frondosos y con hojas todo el año como el abeto, algunos son más bellos ahora que en primavera como el pruno, y también hay otros que parecen muertos, secos, sin vida, sin ninguna hoja en sus ramas como el peral, las acacias o los ciruelos rojos.

Como resultado de la adaptación a las condiciones climáticas y a las peculiaridades del suelo, sus hojas son perennes o caducas, ya que en ocasiones, mantenerlas encima supone para el árbol un gasto inútil.

El paso de los años me ha hecho comprender que la vida son ciclos y que cada época tiene su primavera, su verano, su otoño y su invierno. Que la vida se abre paso y que volverán a salir las hojas y las flores en primavera para muchos árboles.

¿Es el invierno malo y la primavera buena? No. Cada estación tiene sus frutos y todos son deliciosos.
Ahora es tiempo de frutos secos, de membrillos… Muchos tienen cascara como las almendras, las castañas, las nueces, y bajo su apariencia dura o seca, se encuentra un producto que aporta mucha energía y vitalidad.
Los frutos secos acompañan a platos dulces y salados, e incluso se pueden comer solos.

¿Qué frutos esperas en tu época de invierno?, ¿de qué prescindes para sobrevivir en épocas frías y duras?, ¿cómo aprendiste a adaptarte?, ¿eres consciente de que llegará también la primavera?

Yo creo que las personas que lamentablemente se suicidan, “el acto más valiente y más cobarde que una persona puede hacer”, viene dado por una falta de esperanza, por una visión de túnel obscuro en el que no hay salida. Por una ausencia de ilusiones y una tremenda necesidad de acabar con el sufrimiento.

Podemos ser “abono”, podemos ser “agua”, podemos ser “invernadero” para los demás, pero cada árbol debe conocerse y aceptar sus estaciones con la esperanza de que si vivimos es porque tenemos dentro de nosotros la clave de la supervivencia.

Toda semilla encierra en su interior la posibilidad de crecer, de llegar a su punto óptimo de desarrollo donde dar lo mejor de sí. Toda semilla necesita cuidados que algún día ofrecerá él a otros habitantes del planeta.

Confía en ti, la naturaleza es sabia, eres el producto de millones de años de evolución. Tú quizás aún no lo sepas, pero yo sí.

Fdo.: Mª Carmen Camacho (profesional de coaching psicológico)

Colores en el viento

Anuncios

3 comentarios en “¿QUÉ FRUTOS ESPERAS EN TU ÉPOCA DE INVIERNO?

  1. Interesante comparación ¡¡¡ desde luego hace reflexionar ¡¡¡ muchas gracias por el post, si me tuviera que quedar con algo que pudiera resumir el post me quedaría con las preguntas que planteas, ¿de que prescindirías, etc….. ?

    Son preguntas que encierran mucha reflexión y sobre todo que demuestran a aquellas personas que se las plantean realmente en su día a día, tanto a nivel personal como a nivel profesional, que no les da miedo el cambio, que tienen iniciativa, proactividad, que saben que el mundo está en movimiento y que tu como persona también lo tienes que estar.

    Tomar decisiones sobre qué es prescindible o qué es prioritario debe de ser nuestro día a día, sin miedos, sin complejos, eso es ESTAR VIVO…………, no participar , no arriesgarse , es como el que está toda su vida en una parada de autobús , viendo pasar a los distintos autobuses, pero nunca llega a subirse a ninguno.

    Un saludo y gracias de nuevo por tu post.

    Rafael

    @rafalgrol

    http://marketingventasparatodos.wordpress.com

  2. Después del invierno, siempre aparece la primavera y con ella una explosión de vida. Como bien dices, son ciclos que se suceden.
    En los inviernos, los meterológicos y los económicos, perdemos las hojas, nos contraemos y soportamos las heladas hasta que se creen mejores condiciones para desarrollarse.
    Pero a pesar de todo la vida sigue en invierno y se prepara para los meses de bonanza que sin duda llegarán. Los más osados, nos ofrecen esos frutos de los que hablas Mari Carmen, con cáscara, duros por fuera pero nutritivos, con muchas calorías y sabrosos por dentro. Esos frutos hay que saber buscarlos entre las hojas caidas, removerlas con paciencia e ir cambiando de sitio regularmente. Están ahí aunque a simple vista no los veamos.
    ¿Salimos a buscarlos?

  3. Puede que, efectivamente, las ideas suicidas provengan de una falta de aceptación de nuestra naturaleza cíclica. Comprender los ciclos que de forma natural atravesamos nos da el sosiego necesario para aguantar pacientemente el invierno del alma. El pensamiento clave que podemos ayudar a instalar en todas esas personas que se desesperan, es aceptar que se nos tienen que caer las hojas y que eso no es definitivo sino temporal, y utilizar esa época de recogimiento para aprender lo que nos enseña.

    Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s