PERDÓNATE DE UNA VEZ Y ACABA CON TUS EMOCIONES TÓXICAS

En los tiempos que corren, de incertidumbre y preocupación, muchos nos preguntamos por decisiones que hemos tomado (o que no hemos tomado) y que creemos que nos condicionan en la vida actual: esa casa que compré, ese trabajo que dejé, ese curso que no hice, ese título que no aprobé, etc.

Puede incluso que creas que lo que te ocurre es debido a tu mala cabeza o a tu mala suerte.

Algunas personas piensan incluso, que están siendo castigadas por algún daño que hicieron en el pasado y que vuelve a ellos como una “venganza divina”.

Algunos tratarán de evitar sus sentimientos de culpa  a través de conductas de evasión (tomar alcohol u otras drogas, estar hiperocupados para no pensar, estar enganchados al juego u otras adicciones, dormir o comer en exceso…)

A veces los sentimientos de culpa no provienen de decisiones más o menos equivocadas, sino del hecho de haber hecho daño a otras personas.

Algunos sospechan que lograr el perdón de esas personas, orar, compensar el error de alguna manera o producirse dolor a sí mismos, les ayudará a “saldar sus cuentas” con el pasado y se sentirán mejor.

A veces la penitencia puede ser no dejar que se nos vaya ese sentimiento de culpa, porque mientras lo sienta, interpreto que no soy tan mala persona en el fondo. Lo hice sí, pero llevo mi condena, que quizás algún día me sirva de exculpación.

En todos los casos descritos, has dado por supuesto que eres CULPABLE, mi pregunta es:

–          ¿Hiciste el daño a sabiendas? Si no es así, entonces eres responsable, no culpable. Y tendrás que apechugar con las consecuencias, pero no con las culpas.

–          ¿Qué te llevó a tomar esas decisiones de las que hoy te arrepientes? No descontextualices el lugar, el momento, las circunstancias que rodearon esa decisión. A veces no somos culpables, simplemente cometimos un error, Y puesto que el ser humano es imperfecto por naturaleza, no hay nada de extraño en que los cometamos.

–          ¿Qué alternativas tenías? A veces uno tiene que elegir entre varios males el menos malo, ojalá la vida nos permitiera “lucir perfectos” siempre, pero eso no es posible.

Nos hayan concedido externamente el perdón o no; sin duda el paso más complicado es llegar a perdonarnos a nosotros mismos.

El efecto aprovechable de la culpa en la supervivencia está en el darse cuenta, aprender del error y tratar de paliarlo. Una vez la culpa ha cumplido su cometido es un sentimiento estéril que no solo nos perjudica, sino que puede desencadenar mayores problemas para uno mismo y para nuestra relación con los demás.

Aceptar lo que no se puede cambiar y enfrentar la vida desde lo que se puede cambiar, desde aquí y desde ahora, es el camino más productivo para salir de ese círculo vicioso de la culpabilización personal.

No es posible vivir sin equivocarnos, no podemos renunciar  a la vida para evitar ser “culpables” de lo que desencadenamos en ella. No podemos huir del compromiso, la responsabilidad, la esperanza, …y por supuesto, tampoco  del dolor.

En  “La nueva psicología del amor”, M.SCOTT PECK comenta:

“Afrontar problemas es doloroso; sin embargo la vida cobra sentido en este proceso de afrontar y resolver problemas”.

“Los problemas fomentan nuestro valor y nuestra sabiduría, con ellos maduramos mental y espiritualmente”.

“Como tememos el sufrimiento, procuramos evitar los problemas. Esta tendencia a eludir los problemas y los sufrimientos que conllevan es la base primaria de toda enfermedad mental”

“La neurosis es siempre un sustituto de los sufrimientos verdaderos” (Carl Jung)

¡¡BASTA YA!!

No puedes cambiar tu pasado. Si de algo te arrepientes ¿qué otra cosa puedes hacer que no sea perdonarte de una vez? Ningún arrepentimiento cambiará lo que hiciste. Un principio Jurídico es que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, ¿cuántas veces te has juzgado ya por la misma causa? ¿Cuántas condenas llevas cumplidas?

¡Corta la cuerda y libérate de una vez del peso que llevas a cuestas! Disfruta del vídeo:

Anuncios

3 comentarios en “PERDÓNATE DE UNA VEZ Y ACABA CON TUS EMOCIONES TÓXICAS

  1. estimada Carmen, estoy de acuerdo contigo, esta muy bien expresado, ademas tenemos que añadir que por desgracia en las organizaciones se estan buscando siempre culpables en lugar de soluciones.
    gracias el video final, fantastico.
    un apasionado saludo.

  2. Culpabilizar a otros nos resta sentimiento de culpa y protege nuestra autoestima, al menos de momento (somos expertos en autoengañarnos), pero nos coloca en una peligrosa posición, la de víctimas. Si la culpabilización no es sincera (es decir, es una artimaña para desprestigiar a otro), tarde o temprano la verdad cae por su propio peso, aunque para algunos ya sea demasiado tarde ¿o no? Todo depende de si han conseguido convencerle de su supuesta culpabilidad. Culpables o no culpables, estoy contigo, necesitamos reaccionar y pensar en el “¿Y ahora qué?” Gracias por abrir el debate y por tus palabras, me estimulan para seguir escribiendo.

  3. Asumir que somos seres humanos, capaces de lo mejor y lo peor, pero sobre todo, asumir nuestros errores es el principio del camino a la estabilidad mental, al equilibrio emocional pero sobre todo hacia la felicidad….en mi opinión!!!
    Lo que relatas, es el principio para que individualmente, salgamos de nuestras propias crisis….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s